sábado, 31 de marzo de 2012

El "caso Arenas" y sus pistolas: caza de brujas o realidad?


 Gilbert Arenas; todos sabemos quien es. Es uno de esos miembros del "selecto club" de jugadores de la NBA que, aún siendo dinamita pura y irregulares como nadie, nos encanta. Pero hoy no toca hablar de su vida: eso lo haremos mañana en un especial dedicado a este genio y a su vida al completo.

 Este es el caso (el famoso caso), de Gilbert Arenas vs. Javaris Crittenton, su "compañero", por aquel entonces, en Wizards, allá por la temporada 2010.

 El día? un 19 de diciembre. El lugar? el avión oficial de de los Washington Wizards. Los hechos? bueno, pues aquí van.

 Todo sucede en un vuelo que traslada a los Wizards a casa, a Washington. JaVale McGee (hijo de Pamela McGee y ahora jugador de Nuggets), está jugando al famoso "Boo-ray", un juego de cartas similar a la brisca que nosotros tenemos aquí, en España. El "pobrecito" Crittenton llega a perder en una manga la "discreta" cantidad de 1100 dólares, lo que hace que Arenas, que pasaba por allí comiendo, se muera de risa (Arenas calentando al personal). Crittenton, enfadado, se niega a pagarle a McGee, lo que hace que ambos se pongan a discutir. Arenas, en medio de todo esto, se ríe del contrato de Crittenton, llegando a decirle algo así como:" yo con tu contrato no apostaría esas cantidades; lo necesitas para poder comprarte algo de ropa", lo que hace que Crittenton se de la vuelta y le responda a Arenas: "quieres que te dispare en la única rodilla buena que te queda, cabrón?". Todo esto quedará en una discusión y en una anécdota, si no hubiese pasado lo que luego, a los 2 días, pasó.

 Partido contra Charlotte Bobcats, día 21 de diciembre (Christmas Eve). Una jugada simple en pleno partido. Robo de balón de Crittenton, que se va sólo hacia el aro contrario. Arenas junto a él. Éste le pide el balón para hacer la bandeja y Crittenton pasa literalmente de él, lo que deja a Arenas en ridículo delante del Verizon Center de Washington.


 Yéndose al vestuario en el descanso, Arenas va caliente; muy caliente. En el vestuario es donde comenzará lo que para algunos jugadores como JaVale McGee o Andray Blatche, fue algo único en la historia de la liga. Arenas empieza a insultar como un poseído a Crittenton por la jugada, alegando que él es la estrella, y que si se la pide, se la da. Crittenton empieza a insultar a Arenas acercándose a él poco a poco, mientras McGee, por en medio, intenta separarlos. El detonante de todo será cuando Arenas le "espeta" a Crittenton: "tú y tu contrato de mierda podéis volver a la universidad o al sitio de mierda de donde hayas salido". Es aquí donde empieza la historia. Unos dicen que fue Crittenton, pero la versión oficial de Wizards es que Arenas, dicho esto, se da la vuelta, va a su taquilla y saca dos pistolas 9mm., apuntándolas a la cabeza de Crittenton, al que le dice: "ahora que? ahora quieres que apriete, novato?". Crittenton, ni corto ni perezoso, corre a su taquilla y saca otra pistola, volviéndose hacá Gilbert gritando: "vale abuelo, ahora hablemos. Yo no soy tu putita!". Imaginaos el patio como estaba. Blatche, que estaba cambiándose de zapatillas, dijo: "no me podía creer aquello. Yo estaba cambiándome de zapatillas y no me enteré de nada. Cuando levanto la vista, me encuentro a dos compañeros apuntándose con armas en la cara".


 Kendrick "Bookie Ball" Long, amigo personal de Javaris Crittenton, dijo en el juicio que Arenas se pasaba el día insultando a Crittenton, su amigo, y que éste sólo se defendió. "Arenas era un tirano, un cacique. Siempre exigía a todo el mundo lo que hacer. Él era el dueño del equipo". Arenas, por otro lado, siempre alegó y llegó a jurar ante el juez que jamás apuntó ni apuntaría con un arma a un compañero. Caza de brujas? Realidad?.

 
 La realidad de todo esto es que el representante de Washington Wizards dice en el juicio que no sabía nada al respecto de las armas que había en ese vestuario, y que si entraron al Verizon Center, fue sin conocimiento de la seguridad del pabellón. Arenas, por otro lado, alegó que esas armas estaban en su taquilla porque "tengo 3 hijos. Tuve una fuerte discusión con mi mujer anoche acerca de la tenencia de armas en casa y por eso decidí apartarlas de ellos. Fue sin mala intención". Arenas tenía su residencia en Great Falls, Virginia, cuyo régimen de permiso de armas es diferente al de Washington... pero la realidad es que él se encontraba en Washington, por lo que todo cambiaba "un poco", y serían las autoridades de Washington las que actuarían al respecto, no las de Virginia.

 La realidad es que Wizards no ayudó ni lo más mínimo a Gilbert, que no siendo un santo (ni mucho menos), se encontró sólo, mientras que Crittenton si que fue arropado un poco más por la franquicia, aún teniendo que cumplir su sanción de todas las maneras.

 Gilbert Arenas y Javaris Crittenton, los "dos pistoleros" de Washington, fueron sancionados hasta final de temporada sin empleo y sueldo, y de manera indefinida hasta que las autoridades de Washington resolviesen el asunto.

 Arenas se fue rumbo a Orlando, para coincidir con el que hoy es su gran amigo en la NBA, Dwight Howard, y donde conocerá a Otis Smith, GM de los Magic, con el que dice mantener una gran amistad.

 Javaris Crittenton se quedó sin equipo, pero no perdió el tiempo ni mucho menos. En 2011 es acusado de matar a un chica de 19 años que paseaba con su perro tranquilamente por la calle. La mató de dos disparos desde el asiento de copiloto de un Hummer. Crittenton alegó que dos días antes le habían robado a punta de pistola su Porsche Carrera, y que le habían dado el chivatazo que el tipo solía pasar por esa zona a esa hora. Crittenton confundió a la chica con el ladrón (a eso se le llama tener buen ojo).

 Arenas siempre juró no haber sacado un arma aquella noche de diciembre. Realidad? Caza de brujas? 

 Esta es la presentación del último partido que jugó Arenas con la camiseta de Wizards. En la presentación, cuando el speaker nombra a Gilbert, éste salta al ruedo, simulando disparar a todo el mundo. Los compañeros no parecen demasiado "afectados".



Os dejamos, como en cada artículo, un video de las jugadas del incomprendido G. Arenas. La banda sonora, que ni pintada. Mañana, un especial sobre él y su vida:

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario