martes, 26 de junio de 2012

Jason Kidd. El merecido premio al trabajo bien hecho



 Si hay algún jugador con quién la NBA y el baloncesto general tenía que ser justo, ese era Jason Kidd. Y qué mejor manera de "hacer justicia" que ese deseado anillo conseguido la temporada pasada con Dallas Mavericks (temporada 2010/ 2011).

 Jason Kidd, también conocido como "J Kidd", nace un 23 de Marzo de 1973 en San Francisco, California, y por increíble que pueda parecer... sigue jugando en la élite, con 39 años ya cumplidos!.

 Puede que la clave del éxito en la carrera profesional de Jason esté en la "estabilidad" que le ha caracterizado (con algún altibajo), a lo largo de su carrera.

 Jason Kidd es el 7º y menor de los hijos de la familia encabezada por Steve Kidd y Anne Kidd, sus padres. Su padre es afroamericano, y su madre, de ascendencia irlandesa (de ahí esa pequeña mezcla visible en el aspecto del genial base).

 La infancia y juventud de Jason transcurre en California hasta su llegada a la NBA. Él, junto a su familia, se crió en un barrio de clase más bien alta de Oakland (California), y durante sus dos años de universidad acudirá a la Universidad de Berkeley, en California.

 La llegada de Kidd a la Universidad propició que su equipo, los Golden Bears de Berkeley, diesen un gran salto de calidad, alcanzando en dos ocasiones el torneo final de la NCAA:


 En 1994, Jason se declara elegible para el Draft de la NBA, tras grandes temporadas en su California natal, y es escogido por Dallas Mavericks en la 1ª RONDA, EN LA 2ª ELECCIÓN GLOBAL.

 Jason Kidd era un base que apuntaba grandísimas maneras, y en su 1ª temporada promediará 11 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias, que le valdrán para, junto con otra hiperestrella, Grant Hill, de Detroit Pistons, proclamarse "Rookie of the Year", en una de esas escasas ocasiones en las que este premio ha sido compartido (sólo ha sucedido en la temporada 1970/ 1971, y en la temporada 1999/ 2000, además de ésta mencionada).


 En su 1ª temporada con los Dallas Mavericks, Jason destacó con casi 34 minutos jugados por partido, siendo el base titular de los Mavs, aunque con unos porcentajes, tanto en tiros de campo, como en tiros libres como en tiros desde el arco de los 3 puntos, bastante "flojos", promediando un 38% en tiros de campo, un 27% en tiros de 3 puntos y un 69% en tiros libres. Además de esto, una característica que "acompañó" al juego de Kidd durante los primeros años de carrera profesional, sería un bote de balón, quizás, demasiado alto, dando sensación de "aceleración" en el juego; característica que con el tiempo iría puliendo hasta convertirse en uno de los mejores.


 Tras 3 temporadas en Dallas con un buen nivel (sobre todo su 2ª temporada, promediando casi 17 puntos por partido y 9,7 asistencias, es decir, casi un doble- doble), Jason es traspasado (1996/ 1997), terminando en los Phoenix Suns, donde demostrará en 5 temporadas allí el tipo de jugador que es.


 En sus 5 temporadas "manejando" el timón de los Suns, Jason Kidd se establecerá como uno DE LOS MEJORES BASES DE LA NBA, promediando 14,2 puntos y 9,8 asistencias por partido (de nuevo al borde del doble- doble). Allí compartiría vestuario con, por ejemplo, el mítico Anfernee "Penny" Hardaway (foto inferior):


 Pero en el año 2001 y con Jason aún en Phoenix (en su última temporada), éste sufrirá (y de qué manera), la 1ª "travesura" de su ahora ex- mujer: Joumana Kidd. Como decimos, en 2001, Jason Kidd será ARRESTADO por la policía de Phoenix debido a una supuesta agresión física contra Joumana. Ella denunció a Jason por una supuesta "bofetada" en la cara en presencia del menor de sus hijos, T.J. (de aquella tenía 2 años), tras una discusión acerca del comportamiento del menor de los hijos de los Kidd. Finalmente, todo "parecería" quedar en nada y la vida seguiría, como dice la canción:


 Tras este "incidente", Jason Kidd será de nuevo traspasado, en este caso, con destino New Jersey Nets; hablamos del año 2001, y Jason permanecerá con los Nets hasta el 2008.

 Los desastrosos Nets se habían hecho con Jason Kidd en un intento a la desesperada de poder "ser alguien" en la Costa Este, tras temporadas horribles de la franquicia... y vaya si lo consiguieron!: la llegada de Kidd, unida a la adquisición vía Draft del gran Kenyon Martin (nº1 del Draft del 2000), hicieron que el panorama en NJ cambiase por completo, y durante las 2 primeras temporadas de Kidd allí (temporadas 2001/ 2002 y 2002/ 2003), los Nets alcanzan las Finales de la NBA (eso sí, cayendo ante L. A. Lakers en la 1ª de las Finales y ante S. A. Spurs en la 2ª de ellas).


 Pero en 2004 la MALA SUERTE decidiría entrar en escena, destrozando a Jason. Como decimos, en Julio de 2004, Jason se somete a una operación de rodilla que la dejará en el dique seco durante un tiempo. Esto era malo, pero si lo unimos a la disolución del equipo, con la NO- RENOVACIÓN de Kenyon Martin (recordemos, nº1 del Draft), ó el despido del entrenador, hacían que los Nets volviesen a temblar.

 Pero parece que los Nets cogían algo de aire. En la temporada 2004/ 2005, un GRAN jugador llega a la ciudad: Vince Carter, alias "Half Man Half Amazing", ó "Air Carter". De sus condiciones atléticas por aquel entonces no hablaremos (eran un abuso), pero con él y la recuperación posterior de "J Kidd", los Nets vuelven a tocar los puestos privilegiados, en 2006, volviendo a los ansiados Playoffs.


 Todo parecía volver a la calma... hasta que, de nuevo, aparece Joumana, su ahora ex- mujer, como antes dijimos. En el 2007, Jason presentará mediante su abogada, UNA DEMANDA DE DIVORCIO sobre Joumana, debido a "ABUSO EXTREMO", como lo definió la abogada de Kidd. Jason Kidd demandaba a su mujer, Joumana, por abusos físicos y mentales, alegando éste que ella "siempre me ha amenazado de querer separarme de mis hijos, de decirle a la policía que la pegaba, cuando yo jamás le he puesto la mano encima a alguien, y además se pasaba las noches gritándome en presencia de los pequeños acerca de lo inútil que era en la vida y que no valía para nada".

 A partir de este momento, Jason se volvió un jugador mucho más "incisivo", y patentó el ritual que le acompañará a lo largo de los años. En la línea de tiros libre, Jason siempre hace lo mismo antes de lanzarlos, y es limpiarse la mano derecha al pantalón, lanzar dos besos al aro y tirar. Compañeros suyos como Richard Jefferson, en su época en Nets, han insinuado en más de una ocasión que este ritual va "dedicado" a Joumana, en modo irónico:



 Y con todo esto, llegó 2008. El rendimiento de Kidd sobre el parqué era exquisito, habiendo promediado hasta entonces y desde su llegada a la NBA unos fantásticos 14 puntos y 9,7 asistencias por partido (de nuevo, y tras 15 temporadas en la NBA, al borde del doble- doble); y llegó el traspaso: el 19 de Febrero de 2008, Jason volvía a casa, a Dallas, en un traspaso en el que se incluyeron hasta 8 jugadores entre los dos equipos.


 En este 2º ciclo en Dallas Mavericks, y con Jason Kidd ya con 35 años, éste se convertirá en el 3º jugador EN LA HISTORIA CON MÁS TRIPLES DOBLES POR PARTIDO, tras los legendarios "Magic" Johnson y Oscar Robertson. Estaba claro que el rendimiento de Kidd, tras ya 16 temporadas en la NBA, había siendo y estaba siendo prácticamente INMEJORABLE, añadiéndole, además varias participaciones en el All- Star (9 apariciones en aquel momento y 10 apariciones en la actualidad).

 Así mismo, también se estableció como el 2º JUGADOR EN LA HISTORIA DE LA NBA CON MÁS ASISTENCIAS, tras el mítico y archiconocido por todos John Stockton. La sociedad que Kidd formó con otro genial jugador, Dirk Nowitzki, además de grandes jugadores como Jason Terry ó Caron Butler, hacen que los Mavs de su genial dueño, Mark Cuban, se conviertan en uno de los "huesos duros de roer" en la NBA.


 Pero como les pasa a TODOS los grandes jugadores, al final del camino no puedes ser recordado como UNO DE LOS MEJORES si no tienes esa guinda para el pastel: el ansiado anillo de campeón NBA.

 Jason se había quedado a las puertas de conseguirlo en 2 ocasiones, con los los Nets en aquellas dos temporadas seguidas, pero Lakers y Spurs se habían entrometido en su camino, cortándole las alas de camino a semejante sueño.

 Jason Kidd, consciente de su edad (ya 38 años), y sabiendo que todo llega a su fin, se negó a aceptar el destino, y en la temporada 2010/ 2011, y tras duro (durísimo) trabajo, consigue su sueño: el título de campeón NBA.


 Tras muchísimo trabajo y tras ser sido tildados de "viejos", los Mavs, dirigidos por un sensacional Rick Carlile, y con un equipo muy muy sólido, formado por jugadores de la talla de Dirk Nowitzki, Jason Kidd, Jason Terry, Tyson Chandler, Pedja StojakovcJosé Juan Barea ó Caron Butler (aunque este último no jugaría las Finales por lesión), se deshacían con relativa facilidad de los todopoderosos Miami Heat y de su trío LeBon- Wade- Bosh, en una demostración de que "un buen equipo está por encima de grandes jugadores". Era el 12 de Junio de 2011, y Jason Kidd podía presumir de entrar en el selecto club de jugadores con anillo. 

 Pero además de todo esto, Jason Kidd se convertía, a su vez, en el 2º JUGADOR MÁS VETERANO DE LA HISTORIA DE LA NBA EN CONSEGUIR UN ANILLO, a sus 38 años, y sólo por detrás de Kareem Abdul Jabbar (siempre él), que consiguió su último anillo con 41 años!.

 Con la selección de su país, el USA Team, Kidd tampoco ha decepcionado ni lo más mínimo, pudiendo contar únicamente con "oros" sus participaciones internacionales: Jason ha jugado 5 torneos internacionales con la selección absoluta norteamericana, y los resultado han sido los siguientes:

- 1 medalla de oro en Campeonato FIBA de las Américas de San Juan, en 1999.
- 1 medalla de oro en los JJOO de Sidney, en el 2000.
- 1 medalla de oro en Campeonato FIBA de las Américas de San Juan, en 2003.
- 1 medalla de oro en Campeonato FIBA de las Américas de Las Vegas, en 2007. 
- 1 medalla de oro en losJJOO de Pekín, en el 2008.


 En la actualidad, el genial base de los Mavericks acaba de terminar su multimillonario contrato con el equipo tejano. Pero él mismo ha dicho que "estoy aún algo lejos de retirarme. Por supuesto que contemplo mi retirada, y más a la edad que tengo (ya 39 años), pero creo que aún me queda algo de baloncesto por ofrecer. Quiero disfrutar de mis hijos y de mí vida, pero creo que aún puedo jugar a un gran nivel un par de años más". Estas palabras no han caído en saco roto, y pese a que los propios Mavs tienen intención de renovarle (por supuesto, NO con los 8 millones que cobraba antes), ya han dejado claro que no les importaría seguir contando con él. Otros equipos, como los jóvenes Golden State Warriors, ó los renovados Portland Trail Blazers del renovado Kaleb Canales, su entrenador, parecen tener también a J Kidd en la recámara... y luego están los actuales campeones: los Miami Heat. Miami, actual campeón de la NBA, tiene "hipotecado" la mayor parte de su presupuesto con los contratos de sus 3 mosqueteros (LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh), pero parecen interesados en un veterano base que pueda aportar estabilidad.

 En cualquier caso, Jason ha demostrado un fuerte carácter (además de gran fe en sí mismo), diciendo que, quiera quién le quiera, NO aceptará jugar por el mínimo: "no quiero limosnas; soy un gran jugador de baloncesto y lo he demostrado. Si quiero jugar es porque considero que estoy a un buen nivel, por lo que no aceptaré contratos de jugador prácticamente retirado". Estas fueron las palabras de Kidd cuando fue preguntado por su inminente futuro.

 Veremos a ver que es lo que nos depara la temporada que viene, pero, pase lo que pase, Jason Kidd es y será recordado como UNO DE LOS MEJORES JUGADORES QUE LA NBA HA DADO, con  19 temporadas (si decide jugar la siguiente), en la élite: la NBA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario