viernes, 23 de noviembre de 2012

Dave Bing. Algo más que un campeón



 La NBA; ese maravilloso mundo que nos vuelve locos, pero en el que a menudo, debido a la cantidad de estrellas que en esa galaxia aparecen, tienden a olvidársenos algunos grandes nombres, algunos de ellos casi "imperdonables". Bien, pues uno de los más representativos es, sin duda, el de este hombre, sin duda alguna un triunfador de los pies a la cabeza: estamos hablando de Dave Bing, tiempo atrás gran estrella de los míticos Detroit Pistons, y actualmente... alcalde de Detroit!.

 Dave Bing, también conocido como "The Wizard" (el mago), es uno de los nombres propios de la NBA. Un jugador que revolucionó el baloncesto universitario y la NBA, pero que lejos de quedarse ahí, dedicó, tras su carrera como jugador, su vida a los negocios, y pese al principio no irle bien, su tesón, constancia y carisma le ayudaron a ser quién ahora es: una eminencia en el mundo NBA.

 Recientemente (5 de Noviembre de 2012), el autor Drew Sharpe publicó un libro acerca de su vida, titulado: Dave Bing: A Life of Challenge. En él, e introducido por el mítico Kareem Abdul- Jabbar, nos habla de la vida de este genial base/ escolta, ex de Syracuse.


 David, "Dave" Bing nació el 24 de Noviembre de 1943, a las afueras de Washington D. C. En una familia con muy pocos recursos económicos en la que sin duda la religión era la base de ésta, Dave se crió como hijo único, hijo de un obrero de construcción y una ama de casa.

 Dave solía ayudar en casa en todo lo que podía, y solía ir a comprar para su madre, y ayudar a su padre haciendo tareas para la comunidad, tales como cortar la hierba para otras casas, talar árboles para las frías noches de invierno... y aquello NO era trabajo para un niño de tan sólo 5 años: a esta edad, jugando con un cuchillo, intentando tallar un caballo de madera... al pequeño Dave le saltó una astilla al ojo, creándole un gran corte. Sus padres, al llevarlo al hospital, fueron informados que Dave podría llegar incluso a perder un ojo, pero no tenían dinero para pagar aquella intervención. "Fue muy doloroso", decía Dave años después. "Pensé que me quedaría ciego". Su madre le curó como buenamente pudo, y la herida terminó cicatrizando sola... pero dejando sus secuelas: Dave Bing perdió un 25% de visión en su ojo derecho:


 En su Washington natal, Dave acudió a Spingarn High School, en 1959. Para los más curiosos, este fue el mismo colegio donde el gran Elgin Baylor, ex de Minneapolis/ Los Ángeles Lakers, había acudido años atrás. En la foto inferior, el gran Baylor, en su etapa universitaria:


 Dave llegó al colegio ya informado de que por allí ya había pasado un joven alero que había "destrozado" todo tipo de récords, por lo que él no querría ser menos, y se pondría manos a la obra. Con los de Spingarn, Dave ganaría 3 campeonatos seguidos, y allí coincidiría con su gran amigo y también ex- NBA Ollie Johnson, quién en 1965 sería escogido por Boston Celtics.


 Conocidos como The Green Wave (La ola verde), Bing y Johnson ganarían su último campeonato en 1961, ante DeMartha High School, donde Bing promediaría, durante toda esa temporada, 17 puntos por encuentro.

 Pero tras años en su Washington natal, y siempre bajo la tutela de sus padres... a Dave le tocaría abandonar el nido, y acudiría a la universidad, yéndose a Syracuse University, en New York. Era el año 1963. Permanecerá allí hasta 1966, momento en el que se vaya a la NBA:


 En Syracuse, Dave tuvo el honor (y la suerte), de jugar y de compartir grandes momentos con estrellas y leyendas del baloncesto. En su llegada al campus, Dave se enteraría que compartiría habitación con un chico que, SEGURO, nos será familiar: Jim Boeheim, actual entrenador de la propia universidad de Syracuse, donde ya lleva... 34 años como entrenador!. Además, sabremos que Jim ha sido hasta los pasados JJOO de Londres '12, el brazo derecho de Mike Krzyzekski, seleccionador norteamericano, en el Team USA:


 Ambos, religiosos, no tardaron en unirse a la hermandad Sigma Alpha Mu, en la élite de hermandades por aquel entonces, y destacaron como grandes estudiantes.

 En el equipo... aquel equipo fue un gran equipo, sin duda alguna. La explosión de Dave Bing como jugador explosivo para Syracuse no se produciría, sin embargo, hasta su año sophomore (2º año).

 En esta segunda campaña, junto con el pívot Chuck Richards (un año mayor que él), promediarían un récord de 17 victorias y 8 derrotas. Aquel equipo estaba dirigido por Dave y Richards, sin duda alguna, pero también estaría perfectamente secundado por grandes jugadores como Norm Goldsmith, el propio Jim Boeheim, Rich Duffy ó Rick Dean. 22 puntos de media por partido sería el balance global de Dave aquella campaña:


 Para su temporada junior (3º año), Dave Bing ya no podría contar con su mejor "socio", Chuck Richards, ya que éste había terminado su etapa universitaria, pero jugadores de la talla de Rick Dean, que había madurado de sobremanera, ó el recién llegado George Hicker (17 puntos de media aquella campaña), ayudarían a los Orangemen a conseguir un balance de 22 victorias y tan sólo 6 derrotas. Bing promediaría 24 puntos por encuentro aquella campaña, jugando de base.

 Y Dave, poco a poco, iba quemando etapas. Se enfrentaba ya a su último año como universitario... y la realidad era que todo el mundo sabía que sería una alta elección en el Draft NBA al terminar esa campaña. En ella, Dave no se escondió ni lo más mínimo, y dirigiendo cuando jugaba de base, alternándose como escolta, llegaría a promediar 29 puntos por encuentro:


 Para finales de campaña, como decimos, Dave terminaba su periplo universitario, y la NBA ya era una realidad. Los ojeadores se habían quedado atónitos con las grandes características de Dave Bing, y además sus notas... sus notas eran de las mejores de la clase. Todos los profesores, entrenadores y demás miembros del entorno Bing comentaban lo extraño de su caso: "Es como si no fuese humano; como si fuese un robot", comentaba Jim Boeheim, antiguo compañero suyo en el equipo, y amigo íntimo en el actualidad. "Su cabeza siempre iba por un paso delante que la de los demás... en todo. Si había que presentar un trabajo, ya lo tenía hecho, y si había que ir a entrenar a las 6... él ya estaba allí desde las 4. No sé como lo hacía... pero por eso es quién es", decía un orgulloso Boeheim.

 El resultado?. Pues como lo que bien empieza bien suele acabar... a Dave no le ocurriría de otra manera, y en el Draft de 1966, Detroit Pistons escogía a Dave Bing en la 1ª RONDA, EN LA 2ª ELECCIÓN GLOBAL, tras Cazzie Russell, escogido por New York Knicks. Como decimos, de Dave impresionaba todo, pero sin duda, su juego era del todo inusual: era fuerte, atlético, agresivo, técnico, inteligente, podía jugar a la perfección de base y de escolta... Sin duda, los Pistons se llevaban a una estrella:


 Una de las típicas bromas que se hacían sobre Bing por aquel entonces, tenían que ver con el hasta entonces compañero suyo, Jimmy Walker. De ellos dos se decía que era una verdadera pena que al baloncesto sólo se pudiese jugar con un balón, y no con dos.

 En su primer año en Detroit... Dave sentó unas bases. La primera fue, sin duda, enamorarse de aquella ciudad. Dave siempre había sido un chico agradecido, y se tomó la elección por Detroit como un verdadero honor: "Sentí que a aquella ciudad, a aquella gente, les debía mí vida", comentaba. "Mí vida y la de mí familia no había sido fácil, y ellos me dieron ilusión, dinero, una casa en la que vivir... Cómo podía pagar yo aquello?. Sólo con lealtad". Grandes palabras de Dave:


 En su año rookie, Dave presentará sus credenciales, y tras promediar 20 puntos por encuentro, no tendrá demasiados problemas para hacerse con el galardón Rookie of the Year.

 Pero hubo más, mucho más que esto. Por esta época, Dave contaba con 22- 23 años, y tenía un sueño: una casa para sus padres. Ellos se lo habían dado todo en un pasado, y él quiso devolverles parte de lo que ellos habían hecho por él. Con un sueldo de 15.000 dólares, Dave se dirigió al Banco de Detroit para intentar conseguir un préstamo... que le fue denegado. Derrumbado por aquello, Dave no quiso decirle nada a sus padres, pero intentó mil y una maneras de poder conseguir su sueño, por lo que se interesó por vías "alternativas" para conseguirlo. Y como para todo casi siempre hay una alternativa... quién sino la encontraría?. Dave aceptó un puesto para trabajar en el Banco de Detroit, durante tres veranos seguidos, para conseguir aquel préstamo. Trabajó como repartidor de correo, pasante... de todo, con tal de conseguir el préstamo. "Me habían dado la vida. Cómo podía devoverles aquel favor?. Fue gracioso, y duro a la vez, porque no quería decírselo, y cuando me preguntaban si iría a casa en verano, tenía que mentirles muchas veces. Fue duro, pero me hace sentirme orgulloso". No es para menos, desde luego.


 Comenzaba su 2ª temporada en la NBA, y Bing ya era una estrella. Promediando 27 puntos por encuentro, se convirtió por primera vez en All Star, y se convertía además en el máximo anotador de la NBA. En PlayOffs (a los que llegaban por 1ª vez en 5 años, perderían en Semifinales de División, por 4- 2, ante Boston Celtics):


 Tras 3 años sin volver a ver unos PlayOffs, y con un rendimiento notable, Dave sufría su primer contratiempo. En un partido de pre- temporada ante L. A. Lakers, Bing sufre un desprendimiento de retina tras un extraño choque ante otro jugador, lo que le obliga a perderse, por primera vez, los 3 primeros meses de temporada. Hablamos de la temporada 1971/ 1972.

 Para la temporada 1973/ 1974, y 1974/ 1975 (su última en Michigan), Dave y sus Pistons volverían a la post temporada (los PlayOffs), pero Chicago Bulls en 1974, y Seattle Supersonics en 1975 arruinarían su sueño. 


 En 1975, y tras 9 años con los Pistons, Dave Bing decía adiós (por el momento), a Detroit, a sus 32 años. Su próximo destino?: Washington Bullets (actuales Washington Wizards).

 Tras, como decimos, 9 exitosos años en MoTown, en los que había sido hasta 7 veces All- Star, e incluso había ganado un MVP en el All- Star en su último año, amén del trofeo Rookie of the Year en, lógicamente, su primera campaña, Bing, se iba a Washington Bullets, donde permanecería 2 temporadas (temporadas 1975/ 1976, y 1976/ 1977), para luego terminar su carrera en los prestigiosos Boston Celtics, con una última campaña, esta vez en Massachusetts (temporada 1977/ 1978):

 Tras 12 temporadas en la NBA, en las que había promediado 20 puntos y 6 asistencias por encuentro, Dave Bing decía adiós. Con la marcha de Bing, una mega- estrella, y como muchos decían, mejor persona, abandonaba la NBA, y se le entregaría el premio John Walter Kennedy Citizenship Award, en honor a su contribución, además de como jugador, como persona, debido a labores sociales y comportamiento ejemplar que siempre tuvo, tanto dentro como fuera de las pistas.

 En 1990, como no podía ser de otra manera, Dave Bing ingresó en el prestigioso y selecto club del Hall of Fame, y 6 años más tarde (1996), sería incluido en el grupo de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA:


 Tras su retirada como jugador... Dave sintió que le faltaba algo. "Siempre había sido una persona muy activa", decía Bing. "Me gustaba trabajar, y no quedarme en casa, o simplemente pasear; aquello no iba conmigo". Y así fue. Dave, un trabajador como pocos, rápidamente se puso manos a la obra, e ingresó en una fábrica de hierros, llamada Paragon Steel, donde llegaría a cobrar 35.000 dólares, los cuales utilizaría para pagar todas sus deudas, entre ellas, las de la hipoteca de la casa que le había comprado a sus padres años atrás.

 En 1980, Dave fundó su primera compañía, Bing Steel. Dave, que tenía experiencia con este metal, tras años trabajando para Paragon, fundó la compañía en 1980, con 4 empleados. Por aquel entonces, Dave tenía ahorrados un total de 80.000 dólares, y para la expansión de aquella compañía alquilaría una nave industrial de 250.000 dólares. En 6 meses se arruinaría por completo. "Era muy doloroso", decía Bing. "Mi sueño, mi proyecto, todo, se había ido por la borda. Todos mis ahorros, y ahora no podía pagar a los empleados. No podía traicionarles, y no lo permití; desde luego que no".

 Asolado por las deudas, decidió no cerrar su compañía, pero trabajar al mismo tiempo en la multinacional General Motors, para poder así recuperarse, poco a poco. allí, con trabajo (mucho trabajo), y sacrificio, se convirtió en "empleado del año":


 Dado su tesón y su increíble espíritu combativo, en 1984 fue condecorado con el premio al Pequeño empresario del año, a nivel nacional, por Ronald Reagan:


 El esfuerzo de Dave por progresar, y por dejarse notar en la sociedad tuvo su premio, y en 1985, su compañía, otrora ahogada por las deudas, Bing Steel, pasó de tener 4 empleados y una planta, a tener dos plantas enteras y un total de 63 empleados. Sus beneficios, una vez pagadas poco a poco todas sus deudas, ascendieron a 40 millones de dólares. Tras esto, Bing Steel desapareció, pasando a llamarse Bing Group (nombre con el que hoy se conoce a su compañía), con base en Detroit, esa ciudad que le vio años atrás triunfar como jugador. El Bing jugador había desaparecido, pero seguía en Detroit, con su gente, y ahora era empresario.

 En la actualidad, Bing Group es una de las mayores compañías de hierro de todo Michigan:


 Pero un tipo como Dave Bing, con su carácter, con sus ganas de progresar siempre... no iba a quedarse aquí, ni mucho menos. Y llegó su gran proeza.

 El 16 de Octubre de 2008, y tras debatirlo largo y tendido con Yvette, su mujer (la conoció en su primer año universitario, y desde entonces están unidos), Dave anunciaría públicamente que se presentaba a la alcaldía de la ciudad de Detroit, en las primarias de Detroit de 2009. "Sentí que la ciudad necesitaba un cambio. Basta de ser sólo la ciudad del motor. Seamos algo más; que se nos conozca por esto, pero que no sólo sea por esto".


 El 5 de Mayo de 2009, Dave Bing se convirtió en alcalde de la ciudad de Detroit, venciendo a Tom Barrow, y el 11 de Mayo de 2009 comenzaría a ocupar el cargo:


 Previamente, el 19 de Mayo de 2009, Dave sería nombrado activo del Museo Nacional de Derechos Civiles, por su contribución, tanto como atleta como por su persona, en un evento en honor a Martin Luther King:


 En la actualidad, Dave Bing sigue siendo el alcalde de la ciudad de Detroit.

 Bien, pues este ha sido y es el extraordinario Dave Bing. Es realmente sorprendente el mero hecho de que, quizás, sea un jugador relativamente desconocido por muchos, tratándose de una figura que no sólo ha sido importante para Detroit Pistons o para la NBA, sino que ha sido y es una figura importante a todos los niveles.

 Jugadores como Udonis Haslem, de Miami Heat, ya han dicho que les encantaría seguir su ejemplo, e incluso éste ha anunciado que, tras su retirada de la NBA (suponemos que aún tendrá cuerda para rato), no le importaría presentarse a la alcaldía de la ciudad de Miami. Veremos a ver que sucede.

 Dave Bing. Un extraordinario jugador. Con total seguridad se trata de uno de los jugadores más importantes en la historia de esta legendaria franquicia (una de las más antiguas de la NBA, habiendo sido fundada como Fort Wayne Zollner Pistons, por su propietario, Zollner, y su pabellón, el gimnasio de Fort Wayne), pero, sobre todo, se trata de una leyenda, por todo lo que ha hecho para mejorar, y para hacer mejorar a los demás.

 Sin duda, una personalidad en el mundo del baloncesto:


 En la despedida, os dejo con un vídeo con algunas de sus mejores jugadas. El baloncesto, como el buen vino: cuanto más tiempo pasa... más se disfruta. Espero que disfrutéis este vídeo tanto como yo.

 NBA. Where Amazing Happens.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario