martes, 20 de noviembre de 2012

Louis Williams. Un chico del barrio



 Uno de esos jugadores que nos encanta, sin lugar a dudas. Siempre ha destacado por su juego, de tipo "microondas", y tras años en Philly, jugando para los Sixers, ahora cumple su primera campaña en su Georgia natal, para jugar con Atlanta Hawks. Hablamos de Louis Williams, el genial y eléctrico base nacido en Tennessee y criado en Georgia.

 La vida de Lou, como es conocido en la NBA, no ha sido nada fácil, ya desde sus inicios, y es curioso como un chico que llegó a salir casi en el excedente del Draft, hace ya 7 temporadas, ha llegado a ganarse, y tanto, el cariño de todos los aficionados y amantes de la NBA, además de ser un ídolo de masas.

 Louis Tyrone, "Lou" Williams nació en Memphis, Tennessee, un 27 de Octubre de 1986, por lo que cuenta con 26 años.

 Su padre, Willie Louis Williams, falleció al poco de nacer él, por lo que tanto el pequeño Lou, como sus dos hermanos mayores, Taurus y su hermana FraShaundra, tendrían que ser criados exclusivamente por Janice Faulker, su madre:


 Los Williams, sin su padre a la cabeza, duraron poco en Memphis. Janice, madre de Lou, tenía que aceptar todo tipo de trabajos con frecuencia, y eso les hizo terminar en la que a día de hoy, Lou considera su casa: Georgia, y más concretamente Snellville. "Esta es mí casa", decía Lou. "Con todo lo que he vivido aquí, con todo lo que nos ha sucedido... es aquí donde quiero vivir, donde quiero estar", comentaba tras, curiosamente, su fichaje por Atlanta Hawks.

 Allí, en Snellville, el joven Lou, amante del baloncesto desde que el propio balón era casi más grande que él, comenzó a jugar para el equipo de su colegio, South Gwinnett High School, donde ese juego eléctrico del que hablamos ya comenzó a caracterizarle:


 Bajo la tutela de su entrenador allí, el mítico Roger Fleetwood (Mr. Basketball en Georgia y nombrado 4 veces mejor jugador del estado de Georgia), el pequeño de los Williams lideraría a su equipo a su primer título estatal, tras la consecución del campeonato.

 En su año senior en el instituto, Lou dejó maravillado a medio país, sino al país entero, con unos promedios de 28 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias por partido, para llevar a su equipo, South Gwinnett, a un total de 28 victorias y tan sólo 3 derrotas, para acabar como 4º mejor equipo de todo Georgia.

 En 2005, su último año en el instituto, y previo a un gran salto que se veía venir ya de lejos, Lou fue condecorado con el Naismith Prep. Player of the Year Award, que se le entregaba al mejor jugador de High School.

 Pero sin duda, hubo una persona que marcaría la época de instituto de Lou, y ese sería su GRANDÍSIMO amigo Mike Mercer:


 Mike y Lou, además de ser las estrellas del equipo, eran amigos inseparables, por lo que ambos se hicieron una promesa en ese último año: ir a la universidad para jugar en Univesity of Georgia. Ambos estaban ilusionados, pero Lou, finalmente, y tras recibir ofertas y cantos de sirena procedentes de "un mundo superior" (la NBA), decidiría no ir a la universidad, para presentarse al Draft de la NBA.

 Mike Mercer, amigo de Lou, se sintió, por decirlo de alguna manera, traicionado (él ha asegurado que no le guarda ningún rencor y que son amigos inseparables para siempre), por lo que decidió no acudir a University of Georgia, para hacerlo en University of Florida, en 2007. En 2008, será expulsado del equipo por consumo de marihuana.

 En la actualidad, Lou Williams es el 2º máximo anotador en la historia del High School en todo el estado de Georgia. Casi nada.

 Con todo esto... la hora de Lou había llegado. Sin duda, era una de las mayores estrellas del país, pero... su juventud jugaba en contra.

 Se pasó días enteros, incluso semanas, entrenando para muchos equipos, y todos los entrenadores coincidían en lo mismo: era un diamante en bruto, pero su juego y su edad jugaban muy en su contra.

 Los workouts no fueron bien, en la noche noche del Draft de 2005, pese a ser considerado un joya muy a tener en cuenta... Louis Williams descendía hasta la 2ª ronda, para ser escogido en la 2ª RONDA, EN LA 45ª ELECCIÓN GLOBAL por unos Philadelphia 76ers que decidieron confiar en sus posibilidades:

 Como rookie, Lou comenzó a meterse en el bolsillo a todo aficionado de los de Philly, sobre todo por su juego, siempre alegre, y eléctrico, pero deportivamente... deportivamente era otra cosa. El equipo contaba con un jugador de otro nivel, de otra galaxia, en su posición, llamado Allen Iverson.


 El juego de A1, siempre de vértigo, sin duda eclipsaba a la joven promesa de los Sixers, que no terminaba de encontrar su espacio. En su temporada rookie, Williams haría unos irrisorios promedios de 1 punto, y 0,3 asistencias en tan sólo 30 partidos:


 Tal fue así que la franquicia no lo dudó, y en su 2ª campaña, casi al inicio, decidieron enviar al joven Williams a la D- League (liga de desarrollo de la NBA), para jugar con Fort Worth Flyers:


 El 6 de Noviembre de 2006, Lou aterrizaba en la D- League, y allí... allí Lou sí que se mostró como realmente era: en tres partidos con los Flyers, rompió todos los registros, promediando 27 puntos y 7 asistencias en esos tres encuentros. 

 Aquellos números, propios de todo un jugón, volvieron a llamar la atención de los Sixers, a quienes, lógicamente, aún pertenecía, y el 5 de Diciembre de 2006, es decir, casi un mes después, Lou volvía a la NBA. Tuvo también mucho que ver con su vuelta, el "raro" ambiente que se estaba viviendo por aquel entonces en Philadelphia: Allen Iverson, estrella del equipo, parecía cansado de estar allí, y los rumores de traspaso eran continuos, por lo que Maurice Cheeks, de aquella entrenador de los de Pensilvania, decidió que Williams podría ser un recambio ideal.

 "Para mí... para mí era un sueño", decía Williams. "Desde que soy pequeño, siempre he intentado imitar a un jugador; a uno sólo. No era Jordan, no era Magic, no era Erving... era Allen (Iverson). Mí sueño era imitarle, y de repente me veía ahí, en el vestuario, en la pista, compartiendo minutos, mí vida, con él. Para mí eso ya era un sueño". A partir de ese momento, Lou Williams despegó, y comenzó a ser un jugador "distinto".


 Para la temporada 2007/ 2008, Lou ya era un jugador importante en la franquicia, y, pese a no ser titular, su condición de sexto hombre era clara, e incluso llegaba a jugar por partido más minutos que algunos titulares.

 Tal fue así que, con unos promedios de 12 puntos y 2 robos de balón por partido, el verano prometía ser "generoso" con él. Ese mismo verano, terminaba contrato, y pasaba a ser agente libre, aunque restringido, y los Sixers, ya sin Iverson en el equipo, no dejarían escapar a su talentoso base/ escolta. Un montante de 25 millones de dólares a cambio de 5 años harían que Williams permaneciese en la ciudad del amor fraternal. "Aquí soy feliz", decía. "En esta ciudad he encontrado lo que quería, lo que deseaba, y es aquí donde quiero estar":


 Poco a poco, a Lou le llegaban las recompensas a tanto trabajo, a tanto sacrificio, pero también tuvo sus disgustos, como el incidente sucedido en 2011. Corría el mes de Diciembre, y Williams se iba a casa caminando. Tranquilamente escuchando música con sus cascos, no se percató del peligro que le acechaba, y de repente, se encontró con el cañón de un arma apuntándole a la cabeza. "Se me paró el corazón de repente", decía Williams. Un hombre intentó robarle, pero he aquí la sorpresa. El hombre, al mirarle a los ojos, se dio cuenta de a quién estaba atracando: al ídolo de los aficionados!. Éste le pidió perdón, y le devolvió su cartera y su teléfono, alegando que "sólo era por comida". Lou le preguntó: "Tío, podías haberme matado. Por qué lo hiciste?". El hombre respondió: "sólo por comida. Tengo hambre, y no tengo qué comer. Perdóname; sé quién eres y lo que haces por la gente necesitada. No era mi intención". Williams, que siempre ha sido un defensor de los derechos humanos, le llevó al McDonald's y le compró comida, a cambio de una cosa: que tirase el arma. Al llegar a casa, este fue su post en Twitter:


 Tal es la devoción que la gente de Philadelphia tenía (y aún conservan), por Williams que, en Marzo de 2012, éste recibió su premio. Lou, como decimos, siempre fue un admirador sin límites de Allen Iverson, y éste quiso "devolverle" el cumplido. Iverson, que no pasaba (ni pasa), por un buen momento económico, sondeó la posibilidad de volver a Philly (y lo hizo), pero el 23 de Mayo de 2012, se presentó en el 6º encuentro de los PlayOffs... con la camiseta de Williams puesta!. "Algo me recorrió el cuerpo", decía Lou. "Nunca había sentido algo así; en mí vida".


 La temporada pasada (temporada 2011/ 2012), sin duda, fue la más productiva para un Williams que, poco a poco, fue subiendo en anotación a la par que en caché y respeto. Con 15 puntos de media, a punto estuvo de convertirse en 6º hombre del año... si no hubiese existido James Harden, quién estuvo inmenso.

 Con, de nuevo, su contrato terminado a finales de la pasada campaña, Williams, por segunda vez, se convertía en agente libre, pero esta vez no renovaría con los de Philly. En Julio de 2012, Lou Williams anunciaba su "vuelta a casa", firmando con Atlanta Hawks, por 15'5 millones de dólares por 3 años. "Quiero decirle a todo el mundo en Philly que ese ha sido mí hogar, y que les quiero. Gracias al señor Collins por haber cuidado de mí, y ayudarme a mejorar, y gracias a mis compañeros, por ser quienes han sido. Están y estarán en mi corazón siempre. Regreso a casa".

 El 13 de Julio de 2012, como decimos, será presentado por los Hawks:

  Pero aparte del baloncesto... Lou Williams siempre ha estado, lo que se dice, bien relacionado. Además de ser un tipo que ha caído y que cae bien, por su juego, carácter y demás, siempre ha sabido moverse bien en todos los aspectos, y eso le ha hecho aún más conocido en el mundo NBA. En la actualidad, Lou es amigo (es uno de sus mejores amigos), del rapero Bow Wow, gran protegido de, entre otros, Snoop Dogg, y juntos tienen una fundación que ayuda a niños de entre 10 y 16 años de edad, en South Gwinnett High School (donde Williams estudió). "Podría dejar el baloncesto, podría quemar mi dinero, pero jamás dejaría de hacer esto", decía orgulloso Lou. Esta asociación me hace devolverle a esta ciudad todo lo que ellos me han dado a mí en un pasado, y sin ellos no sería nadie".

 Pero Williams no es sólo amigo de Bow. Entre sus más allegados, se encuentran dos figuras importantes en el mundo del rap: uno de ellos es Rick Ross, conocido, además de como rapero, por ser empresario, fanático de Miami Heat (es natural de Carol City, Miami), y propietario de Maybach Music Group (MMG), cadena discográfica, y Meek Mill, figura protegida del propio Ross, y uno de los raperos de moda en EEUU. Juntos, han llegado a componer un tema "I Want It All", e incluso en un vídeo, el propio Meek Mill juega un uno contra uno ante Lou Williams:

 Aquí os dejo el vídeo "I Want It All", por sí queréis echarle un ojo:




 Pero pese a ese aspecto alocado, Louis Williams es un chico con los pies en la Tierra. "Me gusta ser quién soy, pero no me olvido de donde vengo, y quienes son los míos. Es muy importante estar centrado en este mundo", decía tras rodar el vídeo. "La importancia que mí familia juega en mí vida es clave. Jugando en la NBA, todo lo que quieras imaginar lo tienes al alcance de la mano: drogas, dinero, armas, mujeres... Lo que quieres, lo tienes, y eso puede cambiarte. Creer en la familia, en sus valores, querer llegar a casa a darle un beso a mí madre, ir al cine con mis amigos, o cuidar de mí hija es lo que me convierte en un hombre. Tengo dinero, y me encanta, pero ese dinero jamás cambiaría quién soy". Grandes palabras para un chico que, sin lugar a dudas, aparentaría todo lo contrario:


 En la actualidad, Louis tiene una hija de tan sólo 4 meses, Jada, y dice que ella es la ilusión de cada segundo de su vida. "La miro... y me muero de la ilusión que me produce. Es mí niña, mi deseo, y sólo quiero estar con ella. He crecido sin padre, y sé el dolor que eso conlleva. He dormido noches echándole de menos, y se que jamás podré abrazarle, por lo que no quiero que ella pase por ello. Mí mayor miedo es que Jada crezca y yo me pierda su infancia, y me duele cuando estoy de gira y no puedo darle las buenas noches, pero es lo que tengo, y cuidaré de ello":


 Este es Louis Williams, jugador de Atlanta Hawks. Sin duda, se trata de un jugador excepcional, que puede que, sin embargo no rinda tan bien como titular como lo hace saliendo desde el banquillo, pero... reconozcámoslo: es un jugador espectacular. Uno de las facetas más desconocidas por todos es, quizás, su faceta humanitaria, y su pasión por la familia; pese a su apariencia y su juego, se trata de un jugador centrado y que ha superado barreras importantes como la de ser escogido en las fases finales del Draft de su promoción, o la pérdida de su padre.



 Lou Williams. Un chico de barrio.

 Os dejo, en la despedida, con un vídeo que recopila algunas de sus mejores actuaciones con los Sixers de Philadelphia. Sin duda, uno de esos jugadores que, salvando las distancias (enormes), puede que nos recuerde al gran Allen Iverson. No en vano, siempre ha sido su gran ídolo.

 Un jugón anda suelto.Espero lo disfrutéis!:


No hay comentarios:

Publicar un comentario