viernes, 21 de diciembre de 2012

Defendiendo su territorio. Tyson Chandler



 Representa, sin duda, uno de esos casos de superación, de mejora, y, por qué no, de adaptación al medio, si así queremos llamarlo. En su llegada a la NBA, fue acusado (y con cierta razón), de haber querido dar el paso demasiado pronto, con sus fundamentos aún por pulir, y tras más de 10 años en la NBA, ahora sí que puede ser considerado una estrella, tras un oro olímpico y el premio al Mejor Defensa del Año. Hablamos de Tyson Chandler, pívot de New York Knicks.

 Puede que la carrera hasta ahora, y en general su vida, haya estado marcada por su altura y por su falta de conceptos, pero sin duda, y como decimos, podemos decir que su mejora ha sido continua, y tras unos años "en las sombras", parece que Big Ty ha venido...para quedarse.

 Tyson Cleotis Chandler nació el 2 de Octubre de 1982 en Hanford, California, en una pequeña granja de Hanford, al sur de Fresno.

 Hijo de Frank Chandler y Vernie Threadgill (madre de ascendencia alemana), fue su madre, Vernie, y su abuelo, Cleotis, quienes se ocuparon de la educación de Ty y sus 4 hermanos: su hermana, Erica, y sus tres hermanos, Terrell, Tervon y Ryan.

 Su padre, Frank, abandonó a su familia al poco de Ty nacer, y no aparecería hasta años más tarde: "Fue mí madre la que nos sacó adelante", decía Tyson, "y eso no lo olvido. Mí padre no estuvo cuando debería de haber estado, y entre mí madre y mí abuelo nos sacaron adelante. Cinco bocas no son fáciles de saciar, pero ellos estuvieron ahí, y él no".


 Pero desde muy, muy pequeño, la vida de Tyson estuvo encaminada al baloncesto. Él, sus hermanos, su madre y su abuelo, Cleotis (como el propio Tyson dice "un hombre fuerte de los de verdad. De los que mirándole, ya te imponía respeto"), vivían en aquella granja de Hanford, y su abuelo hombre de los de antes, insistía en el que el tamaño y la fuerza del pequeño Ty tenía que ser aprovechada.

 Tyson se pasaba el día ordeñando vacas, cuidando de los cerdos de su abuelo... y éste decidió recompensarle. Con poco más de 3 años, su abuelo fue al pueblo...y le compró un balón de baloncesto. No le dijo nada, y construyó una especie de aro alrededor de un gran árbol que los Chandler tenían en la entrada de casa. "Fue increíble. Aún conservo esa pelota. Ha sido, junto con mis hijos, el mejor regalo que he tenido jamás". En la foto inferior, el gran Cleotis, abuelo de Tyson:


 Pero a los 10 años, los Chandler se mudaron a San Bernardino, California, quedándose su abuelo en la granja. "Fue duro", decía Tyson. "Para mí, mí abuelo era mí ídolo, pero mamá insistía en que allí no podríamos quedarnos para siempre. Teníamos que ver cosas, que abrir mundo, y que estudiar. Se hizo difícil, pero se que ambos lo hacían por nosotros. Eso lo hacía más llevadero".

 Allí, en San Bernardino, Tyson tuvo muchos problemas. Con tan sólo 10 años, el "pequeño" Tyson medía ya 1,81 metros, lo que disparaba, continuamente, las burlas entre los niños de su edad. "Eres mucho mayor; no nos engañes. Gigante. Amorfo", recuerda Tyson. "Los niños me llamaban de todo, y yo sólo quería ser invisible. Sólo intentaba esperar a que los días pasasen, a quedarme ahí, en esa altura, y que los demás creciesen, para ser normal, pero aquello no llegaba". Con todo aquello, Tyson, en casi infinidad de ocasiones, se escapaba del colegio y se escondía en las canchas de baloncesto de la zona, donde los chicos, mayores que él, no le hacían demasiado caso.

 Tras todo aquello, su madre, Vernie, tremendamente protectora, decidió abandonar San Bernardino, con destino, el siempre peligroso barrio de Compton, en California. "Aquel no era el mejor sitio del mundo... pero allí era feliz. Nadie miraba para nosotros, teníamos una casa, mamá tenía un empleo... éramos felices".

 Y fue allí donde Tyson Chandler se hizo grande, donde, de verdad, defendió lo que era suyo. De la mano de Russell Otis, entrenador del equipo, acudió a Dominguez High School, donde se convirtió en un líder. En la foto, Russell Otis, antiguo entrenador de Tyson en Dominguez:


 Tyson llegaba a un colegio con gran tradición de baloncesto, por el que habían pasado jugadores de la talla de Dennis Johnson o Cedric Ceballos, y más recientemente, Brandon Jennings.

 En su primer año allí... Tyson impresionó a todos, sobretodo por su físico: "Hablábamos de un chico de 12 años", decía el entrenador Otis. "Ese chico era algo lento de pies...pero era fuerte como un coloso. No había quién se le pusiese delante, y en más de una ocasión, entrenadores rivales llegaron a acercarse a mí y preguntarme que de donde había salido esa bestia".


 En su primer año, como decimos, con los Dons, Tyson conoció a quien será a día de hoy, su mejor amigo: el también jugador de la NBA, y actualmente líder de Detroit Pistons, Tayshaun Prince. Tayshaun y Tyson eran casi vecinos, y desde muy pequeños, se hicieron amigos. Prince es tres años mayor que Tyson, y en el año freshman de Big Ty, Prince ya era junior, pero aún así, guardan una gran amistad:















 Allí, en Dominguez, Tyson se convirtió en el mejor.

 Jugadores como DeMar DeRozan, que nunca han jugado para Dominguez, pero sí que son naturales de Compton (tiene 23 años y juega en Toronto Raptors), eran conscientes de la importancia de Tyson en Dominguez, y de su estatus en Compton: "Tío, Tyson era brutal. Allí era como Shaquille O' Neal. Nadie podía pararle".

 Otros, como Brandon Jennings, actual base de Milwaukee Bucks, y que sí jugó para Russell Otis en Dominguez High School, eran claros con respecto a Chandler: "Tyson era increíble. Veías a todas las chicas guapas del barrio con él, con su pose, con aquel tamaño, con aquel cochazo (un Cadillac Escalade, recuerda Jennings), y todos queríamos ser él. Tenía aquella sonrisa que aún conserva, de ligón, y sólo despertaba dos cosas: admiración y envidia. Era el chico nuevo, y ya era el amo del barrio".


 Su importancia y trascendencia fue tal, que, aún en Dominguez (recordemos, high school), el programa 60 minutes le llamó para entrevistarle, en la televisión local.

 En su año junior (3º año allí), fue, quizás, donde más pasiones despertó, promediando por partido 20 puntos, 12 rebotes, 6 asistencias y 3 tapones por encuentro. Hablamos de un chico que, junto a un futuro amigo suyo en la NBA, Eddie Curry (actualmente, jugando en China, en busca de "otra" oportunidad), causaba sensación en la Liga. En la foto inferior, junto a Eddie Curry, en un partido Dominguez- Thornwood:


 Su año senior (4º y último año), en Dominguez... siguió siendo espectacular. Llevó al equipo al récord estatal, con un total de 31 victorias y sólo 4 derrotas, y promedió las increíbles cifras de 26 puntos, 15 rebotes y 8 tapones por encuentro!.

 Tras aquel año, universidades de la talla de UCLA, University of Arizona, University of Memphis, University of Kentucky o University of Michigan State le tentaron, y mucho. "Mamá me decía que debía estudiar", decía Tyson. "El entrenador me decía que debía estudiar... todos me lo decían. Pero... quién es capaz de decirlo NO a la NBA?. Hay trenes que sólo pasan una vez en la vida, y has de cogerlos... o ir a pie. Yo no quería quedarme en un proyecto, en un chico del barrio. Yo quería la NBA":


 Tras graduarse, en 2001, Tyson Chandler anunció en rueda de prensa que abandonaba Dominguez, y que renunciaba a la universidad, presentándose al Draft de la NBA de 2001.


 "Era increíble el volumen de llamadas que recibía al día por el chico", recuerda Otis. "Por Dios, yo llamaba más a su casa, para hablar con su madre, que el propio banco!", decía en tono gracioso. "Es cierto que Tyson era aún un niño, y que tenía que pulir movimientos, conceptos, actitudes... pero era increíble. Tenía unas cualidades que yo, al menos, no había visto en nadie, y quizás sentí lo mismo que él; que debería de haber estudiado, pero que quizás...aquel era su momento".

 Y con todo esto... llegaba la hora del Draft: el Draft de 2001 en el que Tyson Chandler se encontraba. No había ningún tipo de duda de que Tyson era uno de los jugadores más prometedores del país, pero la duda estaba servida: era aquel chico, de 19 años, demasiado joven para jugar en la NBA?. Tenía la experiencia necesaria?.

 La noche del Draft, con todo esto, llegó. En un Draft en el que los "hombres altos" dominaron, Tyson Chandler era escogido en la 1ª RONDA, EN LA 2ª ELECCIÓN GLOBAL, por L. A. Clippers, tras Kvarme Brown, escogido por Washington Wizards, o por delante de Pau Gasol, escogido en la 3ª posición, por Atlanta Hawks, y luego traspasado a Grizzlies. En la 4ª posición, saldría elegido un amigo de Tyson: Eddy Curry, por Chicago Bulls:


 Pero NADA estaba hecho: en el momento de su elección en el Draft por parte de L. A. Clippers, estos traspasaban al gran Tyson a Chicago Bulls, por los derechos del ala- pívot Elton Brand. De esta manera, Tyson paaba, automáticamente, a posar en el Draft de la NBA con la nueva gorra de Chicago Bulls, como nuevo miembro de los chicos de WindCity:


 De esta manera, como decimos, Tyson llegaba a Chicago Bulls, donde permanecerá 5 temporadas (desde 2001 a 2006).

 La llegada de Tyson Chandler a los Bulls fue tomada como un soplo de aire fresco para el equipo. Atrás quedaban ya los años del gran Michael Jordan, y el equipo, entrenado en aquel momento por Tim Floyd, parecía ideal para Tyson:


 El equipo intentó una fórmula magistral. En ese mismo Draft, en la 4ª posición, se habían hecho, como decimos, con Eddie Curry, también procedente del High School (Thornwood, en este caso), y Floyd intentó unir a estos dos pívots, con una sensacional proyección, para jugar juntos y conseguir así una nueva pareja de Torres Gemelas. Nada más lejos de la pura realidad:


 El equipo, esa temporada, contaba con jugadores como el propio Tyson Chandler, el también recién llegado Eddie Curry, Jamal Crawford, Trenton Hassell, Kevin Ollie, Charles Oakley, Jalen Rose, Metta World Peace (de aquella llamado Ron Artest), Marcus Fizer o... Brad Miller.

 Ese año, no hubo espacio para todos, y entre Curry y Chandler tuvieron que ganarse "el pan". El equipo, entre otras cosas, por múltiples lesiones, casi nunca pudo unir a su dúo soñado (Chandler y Curry), y con un penoso récord de 21 victorias y 61 derrotas, finalizaba su primera campaña de la "era Chandler" (temporada 2001/ 2002):


 Las estrellas del equipo aquella campaña serían Marcus Fizer, Jalen Rose, pero sobre todo, un gran Brad Miller (1º jugador en la historia de la NBA en ser All- Star sin tan ni siquiera haber salido escogido en el Draft), que eclipsaba los minutos del joven Tyson Chandler. Todos comenzaban a preguntarse ya si el fichaje de Chandler habría sido, cuanto menos, demasiado prematuro.


 Con todo esto sucedido, la segunda temporada de Tyson en los Bulls comenzaba (temporada 2002/ 2003). El equipo pasó a ser dirigido por Bill Cartwright (ex jugador de Bulls):


 Con Cartwright, todo parecía mejorar para Tyson, pero... no. El equipo, de la mano de Cartwright (había llegado el año anterior, por Floyd), se hizo con los servicios de un jugador que llevaba ya 8 años en la NBA, Donyell Marshall, y entre él, jugando de ala- pívot, y Eddie Curry, jugando de pívot, lograron quitarle el puesto a Tyson:


 Finalmente, Donyell fue la estrella del equipo esa temporada, y el equipo, con un récord de 30 victorias y 52 derrotas, no se hizo con una plaza para Playoffs.

 En la 3ª campaña del Tyson en Bulls (temporada 2003/ 2004)... Tyson pareció encontrar lo que necesitaba. Cartwright comenzó entrenando al equipo, pero rápidamente fue sustituido por un hombre que sí sabría entender a Chandler: el ex jugador Scott Skiles (actualmente entrenador de Milwaukee Bucks):


 La grandísima proyección de Chandler, junto a su gran temporada, disparó las comparaciones con otros jóvenes jugadores "grandes" que también parecían estar emergiendo en la NBA, como Amar'e Stoudemire (por aquella en Phoenix Suns), o Brendan Haywood, pero Tyson dejaba claro que era lo que le faltaba: conceptos.

 Tyson era un jugador extremadamente atlético, y con un físico envidiable, pero su falta de conceptos (producto de no haber ido a la universidad), le obligaba a irse al banquillo antes de tiempo por problemas de faltas. "No sabía moverme", admitía Tyson. "O llegaba antes de tiempo... o llegaba tarde. Siempre me pasaba lo mismo, y me cabreaba conmigo mismo, porque no sabía hacerlo mejor":


 Ese año, con un récord negativo (otro más), de 23 victorias y 59 derrotas, supuso un año más sin post- temporada para los Bulls, en un equipo en el que Jamal Crawford, en primer lugar, y Eddie Curry, en segundo, fueron las estrellas, acompañados por jugadores como Kirk Hinrich (aún en Chicago), Antonio Davis, Kendall Gill o Marcus Fizer.

 En su 4º año en Bulls, el genial Scott Skiles supo encontrarle un rol a su discípulo, quizás, favorito: como especialista defensivo. "Teníamos en Tyson a una bestia a punto de explotar", admitía Skiles. "Teníamos que canalizar toda aquella energía, y transformarla en un beneficio inmediato para el equipo. Y Tyson parecía entenderlo muy bien. Siempre ha sido un chico listo".

 En ese equipo, un joven Ben Gordon (recordemos, Rookie of The Year), fue la estrella, seguido de jugadores como el ya conocido Kirk Hinrich, Eddie Curry, el sudanés nacionalizado británico Luol Deng... y Tyson Chandler!. Skiles había encontrado en Chandler a su especialista defensivo deseado, sobretodo en los últimos cuartos de los partidos. Aquella gran campaña le hizo explotar a Tyson Chandler, y firmó, tras ella, una renovación con Bulls, basada en 6 años, a razón de un total de 63 millones de dólares.

 El equipo llegó, con un récord positivo de 47 victorias y 35 derrotas, a los Playoffs, donde caerían en 1ª Ronda, por 4- 2, ante Washington Wizards. En la foto inferior, las dos estrellas del equipo, Ben Gordon (actualmente en Charlotte Bobcats), y Kirk Hinrich:


 Con su gran contrato ya firmado, y un rol aparentemente definido...Tyson entraba en su quinta y última temporada con Chicago. En ella, se hizo, aún más, especialista defensivo, por su gran velocidad y fortaleza, pero una vez más, quedaba claro que su juego de pies fallaba, y que su falta de conceptos era un problema. Sus problemas de faltas, y su mal tiro, hicieron que apenas anotase, y con prácticamente las misma estrellas que el año anterior, los Bulls de Scott Skiles terminaban la temporada con un récord de 41 victorias y 41 derrotas, llegando, de nuevo, a Playoffs.

 Esta vez, el enemigo sería Miami Heat, y volverán a caer por 4- 2, en la 1ª Ronda.

 Tras todo aquello, el tiempo de Tyson Chandler en Chicago se había terminado, y el 5 de Julio de 2006 es traspasado a New Orleans Hornets, a cambio de J. R. Smith y P. J. Brown:


 En New Orleans, Tyson estuvo tres años (de 2006 a 2009), y quizás en su primera temporada fue donde más enamoró a la gente. En ella, se casó con su novia de toda la vida, Kimberly, y de muy cerca, le tocó vivir la tragedia que asoló la bella ciudad de New Orleans: el huracán Katrina. Tyson y su mujer donaron prácticamente todo lo que tenían, y ambos se convirtieron en ciudadanos distinguidos de la ciudad. "Se trata de ser humanos", decía Ty. "La gente lo está pasando muy mal. Nosotros nos podemos mover a donde queramos a jugar, pero... y qué hay de esta gente?. Se quedan aquí, muriéndose?. Hay que hacer algo, y nosotros haremos lo que podamos, ya que nuestro gobierno no lo está haciendo". Aquellas palabras de Tyson, acompañado de sus actos, le convirtieron a él y su mujer en personas importantes en la ciudad.

 En el apartado deportivo... Tyson, en su primer año, estuvo muy bien. Promedió 10 puntos, 13 rebotes y 2 tapones por partido, en el equipo dirigido por Byron Scott, y junto a un joven Chris Paul, Desmond Mason, David West y Jannero Pargo, fue la estrella del equipo:


 La temporada, pese a no permitirle clasificarse para Playoffs, no fue mala, con un récord de 39 victorias y 43 derrotas, contando todo el problema que supuso el tema del Katrina, de tiempo antes.

 En su segunda temporada con los Hornets, Tyson siguió mostrando un gran nivel, promediando 12 puntos y 12 rebotes, además de ser líder en la NBA en rebotes ofensivos en la Gran Liga.

 El hecho era que Tyson era genial, pese a sus limitaciones técnicas, y su técnico, Byron Scott, así lo decía: "Es fantástico. Es un hecho que no es Hakeem (por Olajuwon), pero Ty ha sabido reinventarse, y es un jugador clave para nosotros. Ataca, defiende...es una bestia, y nosotros necesitamos a esa bestia":


 Junto a Chris Paul, David West y Jannero Pargo, Tyson Chandler se convirtió en una de las estrellas de aquel equipo, que con un récord de 56 victorias y 26 derrotas, se iba a los Playoffs.

 Lamentablemente, en aquella post- temporada, en la 1ª Ronda, le tocó enfrentarse a un hueso duro de roer, San Antonio Spurs, y cayeron en en esa 1ª Ronda, por un total de 4- 3 en la eliminatoria:


 En aquel verano, Tyson entró, fruto de su gran trabajo, en la pre- selección del equipo USA Team Basketball para los JJOO de Beijing (China), de 2008, pero finalmente fue descartado.

 En su 3º y último año en Louisiana, todo siguió, más o menos, igual para Chandler, que promedió 9 puntos y 9 rebotes, pero a mediados de esta campaña, con su abultado contrato, que comenzaba a ser un problema para los malogrados Hornets, sería traspasado:


 El problema?. Que ese traspaso no llegaría... nunca. El 17 de Febrero de 2009 equipo le había traspasado a Oklahoma City Thunder, a cambio de Chris Wilcox y Joe Smith, pero en la revisión de Tyson por los de Oklahoma, el médico de éstos detectaría un problema en el dedo del pie, que hará que todo el trade se venga abajo y Tyson termine no yéndose a Oklahoma.

 Tyson terminó su campaña con los Hornets, y el 28 de Julio de 2009 sí será traspasado. Su destino?: los jóvenes Charlotte Bobcats, a cambio de Emeka Okafor, volviendo así a la Costa Este:


 Tyson seguía buscando su sitio en la NBA, pese a las buenas campañas sobre todo con Hornets, pero su contrato, firmado en Chicago, y su juego, quizás demasiado defensivo, seguía siendo un problema.

 Problema que el entrenador de los Bobcats, Larry Brown, no vio en él:


 Pese a sus continuos problemas con las lesiones, Tyson formó, junto a Stephen Jackson (ahora en San Antonio Spurs), Gerald Wallace (Brooklyn Nets), Raymond Felton (New York Knicks), DJ Augustin (ahora en Indiana Pacers), o Narz Mohammed, un equipo que se clasificaba, por primera vez en su joven historia, para los Playoffs, con un récord de 44 victorias y 38 derrotas:


 Tyson sólo estuvo una temporada en Bobcats, pero sus 51 partidos jugados (por culpa de las lesiones), y sobre todo, su GRAN defensa a Dwight Howard, en la serie de Playoffs en la que serían eliminados por Orlando Magic, dejando a Superman en 9 puntos y 9 rebotes en toda la seria, le catapultaron al estrellato, considerándole una gran arma defensiva para cualquier equipo. Fueron eliminados 4- 0 en 1ª Ronda, pero aquello supuso un despegue en la carrera de Big Ty.

 Tras todo aquello... la vida de Tyson Chandler cambiaría por completo. Con un rol ya perfectamente definido de hombre defensivo, en la temporada 2010/ 2011, la vida le daría una sorpresa. Los Dallas Mavericks del siempre excéntrico Mark Cuban, y perfectamente dirigidos por Rick Carlisle, decidían hacerse con él, como perfecto complemento defensivo, enviando a Erick Dampier y Matt Carroll a Charlotte, a cambio de Tyson:


 Aquel equipo, como decimos, dirigido por Carlisle, contaba con estrellas, quizás, en un último "empujón" por hacer algo importante, como Dirk Nowitzki, Jason Kidd, Jason Terry, Peja Stojakovic o el joven y eléctrico Barea:


 Y vaya si aprovecharon aquel empujón!. Rápidamente, Tyson se convirtió en la estrella defensiva del equipo: "He venido aquí para hacer mí movida; dejad al maestro hacer su trabajo y vosotros haced el vuestro, chicos. Esta es mí casa, y aquí no entra nadie sin mí permiso", gritaba Tyson tapón tras tapón, falta tras falta, en cada entrenamiento. Se había convertido en el líder de la defensa del equipo tejano.

 Hizo a los Mavericks mucho más duros, en incluso su dueño, el excéntrico Mark Cuban, le alababa: "Hemos contratado a un gladiador. Sé que es un tío duro, y que morirá y matará por el equipo. Siempre lo ha hecho".

 Con un récord de 57 victorias y 25 derrotas, los Mavs' se metieron en Playoffs, y tras deshacerse primero de Portland Trail Blazers, luego de los Lakers de Kobe Bryant, y finalmente de Oklahoma City Thunder... los chicos de Dallas se plantaban en las Finales de la NBA. La primera gran cita histórica en la vida de Chandler.

 Enfrente?. Un equipo hecho para soñar: Miami Heat. Los chicos de South Beach se habían hecho en el verano con jugadores de la talla de LeBron James o Chris Bosh (casi nada), además de haber retenido a su gran líder, Dwayne Wade, y aquel Big Three parecía imbatible... hasta que llegaron los Mavs':


 Tyson "secó" a todo el que se puso por delante, sin importarle, como nunca le había importado, ni su nombre ni su status, y se "merendó" a jugadores de la talla de Chris Bosh, Joel Anthony, Udonis Haslem... o el mismísimo LeBron James, en cada incursión que El Elegido decidía hacer a la pintura.

 De esta manera, en la temporada 2010/ 2011, Dallas Mavericks se hacía campeón de la NBA, y Tyson Chandler conseguía así su primer anillo de campeón NBA:


 Tras su gran año en Texas, Tyson terminaba contrato, y con 29 años, sabía que esta era su gran oportunidad. No dudó ni un segundo en pedir un ficha de acuerdo a su rendimiento... que no gustó a Mark Cuban, dueño de los Mavs'.

 Con el "lockout" de por medio, el 9 de Diciembre de 2011, Tyson Chandler, con su anillo de campeón, recibía otro gran regalo: vía sign-and-trade, era traspasado a New York Knicks, con un contrato de 58 millones de dólares por 4 temporadas (unos 14'5 millones de dólares al año):


 En New York, la "capital" del mundo, Tyson se convirtió en "algo más". Llegaba a un equipo lleno de glamour, con jugadores de la talla de Amar'e Stoudemire (con quién había sido comparado en un pasado), o el gran Carmelo Anthony, y juntos formarían un Big Three al más puro estilo Miami Heat... dentro y fuera de la pista. Con un contrato de estrella ya firmado, y con un gran rendimiento, Tyson comenzó a ser visto continuamente acompañado de su mujer, en mil y un galas y eventos, junto a estrellas como el propio Amar'e o 'Melo. El look de "chico malo" desaparecía, junto a aquellas camisetas, y Tyson se convertía en un tipo grande en todos los sentidos. Por algo estaba en NY:


 En cuanto al equipo... llegaba a un buen equipo. Con miedo a perder y la presión que ello supone en una ciudad como NY, pero un buen equipo.

 Entrenado en su 1º año por Mike D'Antoni (actualmente en L. A. Lakers, intentando "descubrir" la pólvora), Tyson llegaba a un equipo, como decimos, compuesto por estrellas como Carmelo Anthony, Amar'e Stoudemire, Landry Fields (el favorito de Spike Lee, director de cine y fan incondicional de los Knicks), Iman Shumpert (actualmente lesionado), Steve Novak...o Jeremy Lin, fenómeno de masas, actualmente en Houston Rockets:


 En la temporada pasada, Tyson terminó la campaña con un % en tiros de campo del 68%, algo que, como pívot, sólo había sido superado en la historia por el mítico Wilt Chamberlain, en 1967:


 Pero Ty había dado un paso adelante. Estar en los Knicks supone algo más: ya no estás en un equipo que aspira a una u otra cosa... estás en NY, y todo se sobredimensiona: en una campaña marcada por el "lockout", Tyson y sus Knicks, con un récord de 36 victorias y 30 derrotas, fueron a Playoffs, pero en 1ª Ronda... se encontraron con un viejo "amigo" de Tyson: Miami Heat. Aquellos Heat, mucho más fuertes y maduros que los de la temporada pasada, vencieron con facilidad en esa 1ª Ronda a los Knicks, por 4- 1, y se harían posteriormente con el anillo de campeón, tomando el relevo de los antiguos Mavs' de Tyson.

 Tyson, como "compensación" a su gran temporada, fue galardonado con el título a Mejor Defensor Del Año, "algo que ya llevaba haciendo mucho tiempo", como él dice, y se le entregó a principios de esta campaña:


 En el pasado verano, Chandler entró, por fin, en la selección norteamericana que disputó los JJOO de Londres '12. Logró la medalla de oro, en una Final en la que los americanos se impusieron por 107- 100 a España:


 En la temporada actual, Tyson y sus Knicks han puesto una velocidad extra, y su equipo y él han dado un salto de calidad, colocándose como uno de los equipos de moda en la Gran Liga, y como candidatos, por qué no, al anillo de la NBA (al menos, repetimos, por el momento), con un gran juego, y un Tyson, quizás, más maduro que nunca:


 En la actualidad, Tyson está casado con Kimberly, su novia de casi toda la vida:


 Juntos, la pareja se ha hecho con un nombre en el EEU, ayudando en numerosas galas y eventos, además de su contribución a la ciudad de New Orleans, tras el paso del huracán Katrina por esta, haciendo donaciones, empeñando sus cosas, regalando televisiones, camas e incluso alquileres de viviendas a quienes más lo han necesitado.

 Juntos, la pareja tiene dos hijos: Tyson Jr. y Sacha- Marie:











 Bien, pues este es Tyson Chandler, pívot de New York Knicks.

 En la actualidad, Tyson está considerado uno de los mejores pívots de la Gran Liga, y es algo que tiene mucho mérito, teniendo en cuenta, sobre todo, lo que le ha costado, pese a haber llegado en una posición privilegiada del Draft, a la NBA.

 En una Liga en la que no hay ningún tipo de piedad con los que no dan la talla, él ha sabido, sin duda, hacerse un nombre, esperar su oportunidad, y siempre mantenerse a tope, para dar el gran salto en el momento oportuno. Lo ha conseguido, y a sus 30 años, ya es campeón olímpico y tiene un anillo de campeón NBA. No está nada mal.

 En la despedida, como siempre, os dejo con un vídeo con algunas de sus grandes jugadas, sobre todo como jugador de Dallas Mavericks y New York Knicks, sus equipos más recientes y donde mejor nivel ha mostrado y está mostrando.

 Tyson Chandler. Protegiendo su zona.




No hay comentarios:

Publicar un comentario