viernes, 18 de enero de 2013

DeMarcus Cousins. Crazy in Alabama



 Su llegada a la NBA se produjo hace ya 3 temporadas, allá por 2010, de la mano de Sacramento Kings. Con su llegada a la NBA (junto con la del genial Greg Monroe, de Detroit Pistons, y con la presencia de otros pívots como Andrew Bynum), una nueva hornada de pívots llegaba a la Gran Liga, y con ganas de dar guerra (nunca mejor dicho); mucha guerra. En este caso, hablamos de DeMarcus Cousins, pívot de Sacramento Kings.

 Pero qué es lo que hace tan especial a "Boogie" (como sus amigos le conocen desde la infancia)?. Sabemos que es un pívot extraordinario (y con mayúsculas), con una capacidad de movimientos impresionantes, acompañados de un manejo de balón nada usual en un chico alto, y con un repertorio de movimientos tan extenso como el del más jugón de los jugones, pero... tiene algo más?. Pues sí; sin duda alguna, sus malas "pulgas".


 DeMarcus Cousins nació en Mobile, Alabama, un 13 de Agosto de 1990, siendo el segundo más mayor de un total de 6 hermanos (4 hermanas, junto con él y su inseparable hermano de 18 años, Jaleel).

 DeMarcus, que se crió en Mobile durante toda su infancia, tiene a Monique, su madre, como clara referencia en la vida: "Para todos aquellos que me llaman gángster, macarra, problemático o indisciplinado... quiero que sepan que provengo de una familia de profesores" (su madre es profesora de primaria en Mobile, y su padre es profesor de historia de instituto, además de entrenador del equipo de fútbol americano):


 Pero DeMarcus, un tipo duro donde los haya, tenía, ya desde pequeño, una pasión: el football. Su padre, entrenador del equipo del equipo de LeFlore, le había inculcado a DeMarcus, desde muy pequeño, la cultura del football, y éste lo amaba. "No quería que jugase al football", decía Monique, su madre. "Es un deporte muy duro, y DeMarcus tenía mucho cuerpo, pero tenía las piernas tan largas y delgadas... tenía mucho miedo de que se hiciese daño".

 El sueño del joven DeMarcus era convertirse en el futuro en jugador de la potente NFL (sin duda, cuerpo no le falta, con 2,11 metros y 122 kilos de peso), pero, tras las continuas insistencias de su madre, éste terminó decidiéndose, en el 7º curso, por el baloncesto.

 Con todo esto, y tras años jugando al football... comenzaba el 7º curso, y DeMarcus comenzaba con el baloncesto. Lo haría en su Mobile natal, de la mano de Otis Hughley, jugando para LeFlore Magnet High School:


 "DeMarcus era una bestia en el apartado físico", comentaba Otis, "pero le faltaba de todo, salvo cuerpo. Apenas sabía desplazarse por la pista, y todo su juego se basaba en el contacto. Tenía un gran fondo físico, gracias al football, que le permitía moverse bien, correr y aceptar de buen grado todo tipo de golpes, pero jugando al baloncesto... jugando al baloncesto tenía aún mucho que aprender".

 Y DeMarcus se puso a ello. Tras hablar su madre con Otis, su entrenador, éste terminó aceptándolo en el equipo, para apartarlo de las peleas y problemas que tanto le acompañaban en su vida diaria. DeMarcus, que siempre fue un buen aprendiz, como sus entrenadores dicen de él, rápidamente se puso las pilas, y en el mismo 7º curso, se convirtió, pese a ciertas limitaciones técnicas, en uno de los jugadores importantes del grupo:


 Pero ese mismo año... ese mismo año, DeMarcus probaría las dos caras de la moneda: el cara positiva?: Que fue capaz de llevar a su equipo, LeFlore, a la Final Four de Alabama, y llevarlos a la Final. La mala?: que la perderían, y sería ante Parker High School, donde mandaba por aquel entonces quién se convertiría en años venideros y en la actualidad, mejor amigo: el base Eric Bledsoe, con quién compartió universidad (Kentucky), y actualmente juega en la NBA, para Los Ángeles Clippers:

 Con el baloncesto, el carácter de DeMarcus, siempre temerario, parecía estar dosificado", cuanto menos, y él mismo así lo reconoció en una entrevista durante su estancia en la universidad, previa al Draft de la NBA: "Siempre me había metido en problemas. No sé, pero desde pequeño... desde pequeño he sentido que los chicos malos me perseguían, y he tenido que defenderme", comentaba entre risas. "De repente, los hoteles, los videojuegos, las guerras con globos de agua, el picar en una puerta y huir despavorido... todas esas bromas, se convirtieron en mí medio de vida, y todo eso se lo debo a mis compañeros de equipo en LeFlore. Éramos una familia, y siempre lo seremos. Les quiero".

 Para el 9º curso (último de DeMarcus en el colegio, previo ingreso en la universidad), éste ya era el indiscutible líder del equipo, con una técnica mucho más depurada que la de años atrás. "Me pasaba los días en la canasta del jardín jugando con Jaleel (su hermano menos). Jugábamos a ver quién era el mejor, y yo siempre quería ser Shaq (Shaquille O'Neal. Nos pasábamos horas y horas, y eso me hacía feliz". En la foto inferior, su hermano Jaleel, que tiene 18 años:


 "Su juego había evolucionado de manera indescriptible", admitía Hughley. "No recuerdo haber entrenado nunca a un chico así. Recuerdo que cuando llegó, malamente sabía botar el balón, y era todo físico, y en dos años se había convertido en uno de los mejores jugadores del estado. Era increíble". Cuando DeMarcus Cousins abandonó el colegio, rumbo a la universidad, lo hizo con unos promedios de 26 puntos, 15 rebotes y 10 asistencias por partido. Habría que buscar MUCHO para, quizás, encontrar a un jugador alto con estos números en el HS.


 Y tras la etapa escolar... llegaba la universidad: su primera gran puesta en escena.

 DeMarcus, que había mantenido por activa y por pasiva que quería quedarse en casa (es un amante de Alabama, donde dice "ser feliz al 100%"), por lo que su primera opción fue enrolarse en University of Alabama- Birmingham, para jugar a las órdenes de Mike Davis, pero tras el despido de este, Cousins se quedaba algo desorientado. Tras esto, su segunda opción era clara: quería jugar para el mejor: para el reputado entrenador John Calipari, que por aquel entonces estaba en University of Memphis:


 Corría por aquel entonces el mes de Abril de 2009, y DeMarcus estaba a punto de irse a Memphis, algo con lo que estos se frotaban las manos... pero no por mucho tiempo.

 Calipari, al poco tiempo de DeMarcus casi optar por Memphis, decidió irse a la potente University of Kentucky, para entrenar a los Wildcats, por lo que DeMarcus Cousins lo tenía claro: a Kentucky que se iba!. Pero no fue fácil. DeMarcus había mantenido una reunión con Calipari, y éste le había dicho que le quería, que le necesitaba, para los Wildcats, y el joven DeMarcus aceptó, pero Memphis... Memphis se guardaba una carta bajo la manga: sacaron "de la chistera" una supuesta carta de intenciones en la que DeMarcus aseguraba que jugaría para ellos. "Yo no había firmado una m....., tío. Se lo inventaron todo para no dejarme ir, y casi pico. Aquello fue muy feo". Tras este incidente, el 15 de Abril de 2009, DeMarcus Cousins firmaba su carta de intenciones para jugar con los Wildcats de University of Kentucky:


 De esta manera, como decimos, DeMarcus se convertía en nuevo jugador de los de Kentucky, con los que permanecerá una temporada (temporada 2009/ 2010).

 A su llegada a Kentucky, Cousins, con su particular carácter, siempre se sintió arropado por el entrenador John Calipari, quién en todo momento le trató como a un hijo: "El entrenador me quería", decía DeMarcus. "Me convenció para irme con él a Kentucky, y jamás me falló. Fue duro conmigo, y discutimos un sinfín de veces, pero siempre ha sido un tipo legal y ha venido de frente a mí. Le apreció, y para mí, siempre será mi entrenador". Por su parte, Calipari también era muy claro respecto a la joven promesa de los Wildcats: "DeMarcus es un chico fantástico. Es un tipo duro, de esos que no quieres ver en un partido, pero es un chico honesto, y no es malo, como algunos inventan. Qué es duro?. Sí. Qué pierde a veces los papeles?. Sí. Pero es un chico legal, y nunca irá por la espalda. Es un hombre, aunque a veces se comporte como un niño. A veces, aún a día de hoy le llamo para reñirle y me dice: pero entrenador, esque yo no fui!. Es como es, y hay que quererle así. Es un gran chico":

 Pero aquellos Wildcats... aquellos Wildcats metían miedo. DeMarcus llegaba a un equipo que contaba con grandísimos jugadores, como John Wall (nº1 del Draft de 2010, por Washington Wizards), Daniel Orton (nº29 del Draft de 2010, por Orlando Magic), DeAndre Liggins (nº53 del Draft de 2011, por Orlando Maic), Patrick Patterson (nº10 del Draft de 2010, por Houston Rockets), Josh Harrellson (nº45 del Draft de 2011, por New Orleans Hornets) o... su "gran" conocido: su gran amigo Eric Bledsoe, actualmente conocido en toda la NBA como "Mini- LeBron", dado su físico, y escogido en la  posición nº18 del Draft de 2010, por Oklahoma City Thunder, y actual jugador de L. A. Clippers:

 Aquellos muchachos de Kentucky, genialmente dirigidos por Calipari, metían miedo, y su juego era simplemente espectacular. DeMarcus, pese a su carácter, siempre "impredecible", cuanto menos, no dio demasiados problemas disciplinares (salvo cuando le dio por aparecer vendado hasta los topes, por sus recientes tatuajes), y sobre todo, el entendimiento entre Bledsoe- Wall- Cousins (por cierto, ambos llegados a la NBA en el mismo Draft), era increíble. "Somos una gran familia", reía Bledsoe. "Tenemos a papá DeMarcus, a mamá John (Wall), que es quién todo lo dirige... y a mí me ha tocado ser el niño pequeño":


 Aquel equipazo, con un sinfín de futuros NBA, terminó la campaña como líder de Conferencia, con un récord de 35 victorias y 3 derrotas. En la Elite Eight perdieron contra University of West Virginia

 DeMarcus Cousins finalizaba así su única campaña como Wildcat con unos promedios de 15 puntos, 10 rebotes y 2 tapones:


 Tras finalizar su campaña con los de Kentucky, los críticos y admiradores, por supuesto, no faltaron. Entre los mayores admiradores del "gigantón" de Mobile se encontraba el legendario base de los Pistons, Isiah Thomas: "Es chico es increíble. Es una mezcla de Shaq y Barkley, pero con un decente tiro y un mejor manejo del balón. Hablan de él como si fuese un bárbaro, pero le he visto jugar todo el año (por aquel entonces, Isiah entrenaba en FIU (Florida International University), y os aseguro que puede ser el pívot referencia en la NBA, junto con Greg Monroe. Están llamados a liderar esta NBA que llega".

 Pero como no faltaban admiradores... tampoco detractores, y uno de ellos era el propio Charles Barkley, con quién Thomas había comparado al joven Cousins. "El Gordo", como siempre, era expeditivo en sus declaraciones acerca de DeMarcus: "No tiene cabeza. Sin duda se trata de un futuro grandísimo jugador, pero... cree que del talento se vive?. Cree que no hay nada más?. Qué puede saltarse las reglas?. Qué puede amenazar con su mirada a todo el mundo, y liquidar el que se ponga a su paso?. Porque yo no lo creo":


 Tras declaraciones y declaraciones, y críticas y alabanzas, cuando Cousins fue preguntado por ESPN acerca de su carácter, éste fue categórico: "I know I'm a thug. I'm the bad boy , the criminal. If that's what they want to hear, I'll give it to them" (Sé que soy un gángster. Soy un chico malo, un criminal. Si eso es lo que quieren escuchar, yo se lo regalaré).

 Con todo esto, el siempre acompañado de polémica DeMarcus Cousins anunciaba el 7 de Abril de 2010 que se presentaba al Draft de la NBA, renunciando así a sus tres siguientes años en la universidad:


 Y tras un año en la universidad... el GRAN momento de DeMarcus había llegado: la NBA le esperaba.
 En el Draft de 2010, DeMarcus Cousins partía como el hombre alto favorito en todos los rankings, y el 25 de Junio de 2010, en el mítico Madison Square Garden de New York, DeMarcus Cousins era escogido, en la 1ª RONDA, EN LA 5ª ELECCIÓN GLOBAL, por Sacramento Kings, en un Draft en el que su compañero en Kentucky, John Wall, era escogido en la 1ª posición global, y otros, como Patrick Patterson o su gran amigo Eric Bledsoe lo hacían en puestos más atrás. En la presentación de los rookies para esa campaña, procedentes de University of Kentucky, por favor, NO nos perdamos su "llave" a su amigo Eric Bledsoe, en la foto oficial:


 Y con todo esto, y con DeMarcus escogido como 1º hombre alto del Draft (salvo Derrick Favors, actualmente en Utah Jazz, aunque seleccionado por New Jersey Nets, en la 4ª posición), Cousins firmaba, el 7 de Julio de 2010, su contrato con Sacramento Kings, basado en un montante total de 7 millones de dólares, a cambio de dos temporadas, con un 3ª y 4ª campaña opcional para la franquicia.

 Y Cousins, de esa manera, comenzaba su andadura por la NBA, con la conocida Summer League de Las Vegas como primer escenario. Aquí es donde Boogie comenzará a enseñarnos de verdad su temido carácter.

 Este temido carácter lo conocimos todos por primera vez allá por el mes de Agosto, en dicha Summer League. En un partido ante Minnesota Timberwolves, el temido Cousins chocó tras un rebote con Greg Stiemsma, pívot de los Wolves. Tras ese choca, y al aterrizar en el suelo, DeMarcus tuvo que ser parado por sus compañeros, al grito de: "Man, I'll kill that f...... white boy!" (Tíos, voy a matar a ese p... blanco!". Tras el choque, y viendo la situación, la cara del bueno de Stiemsma era un poema:


 Pero en esta Summer League, además de algunas de sus locuras, también pudimos conocer mejor al bueno de DeMarcus: Andrew Rogers, antiguo jugador de la NCAA, y antiguo compañero de DeMarcus, fue compañero suyo de habitación en el Campamento de Rookies, y da fe de que "DeMarcus es un buenazo, pero como se le crucen los cables... huye, porque es como un huracán":


 Rogers, que como decimos compartía habitación de DeMarcus, le hacía un sinfín de diabluras, con el fin de testar la paciencia del impulsivo pívot de Alabama: continuamente le despertaba con temas de la cantante Taylor Swift, a lo que DeMarcus, natural como el aire, respondía con un: "O apagas esa m..... o quemo esa radio, tío!. Qué es eso?. Por Dios, que mal suena", a lo que Andrew le respondía: "ah, sí?. Pues que sepas que cuando me entrevisten, diré que Taylor te gusta". Cuando fue entevistado, a posteriori, DeMarcus fue claro: "No sé que os ha contado Andrew. Es un buen tío, pero antes de que comiences, te diré de antemano que Taylor Swit no me gusta, tío", previo a que le preguntasen por el incidente, sabedor del posible problema.

 Pero Rogers y DeMarcus, bromas aparte, son buenos amigos. Andrew decía que "no os engañe. En la pista es un tipo malo. Es un tío de esos que no quieres tener cerca, y que en la calle, de noche, posiblemente querrías evitar, sí, pero fuera... fuera es un gran tipo. Sobre todo, le encantan los niños. Son su gran pasión, y se ablanda cada vez que ve a uno. Es una gran persona":


 Y con todo esto, comenzaba su primera temporada con los Kings de Sacramento. 

 DeMarcus partía como el pívot titular en el equipo de Paul Westphal, pero a Cousins, definitivamente, no le gustaba su entrenador, y con toda seguridad, tampoco a él le gustaba el impulsivo carácter de su pupilo. DeMarcus siempre se ha caracterizado por ser un tipo duro en la pista, pero manso cual perezoso fuera de ellas. El problema es que es jugador de baloncesto, por lo que normalmente... está en pista.

 Su temporada, en un equipo compuesto por jugadores jóvenes de la talla del genial pero también "especial" Tyreke Evans, el ala- pívot Jason Thompson, el israelí Omri Casspi, el pívot haitiano Samuel Dalembert, Marcus Thorton y un largo etcétera, fue realemente buena, a nivel particular: 14 puntos, 9 rebotes, 2,5 asistencias y 1 tapón de media por encuentro, postulándose, como había sido ya adelantado, con su compañero de promoción, el pívot de Detroit Pistons, Greg Monroe, como el futuro, en cuanto a jóvenes pívots se refería:


 Pero, pese al gran juego de DeMarcus, su problema no estaba en la pista: estaba en el banquillo. Como decimos, Paul Westphal, su entrenador, comenzaba, de manera temprana, a cansarse de sus "chiquilladas", y le empezaba a costar "digerir" al joven pívot. El equipo, con un récord negativo de 24 victorias y 58 derrotas (más del doble), terminaba la campaña como 25 clasificado, de los 30 equipos:


 Y su segunda campaña (temporada 2011/ 2012), comenzaba. 

 La guerra Westphal- Cousins ya estaba abierta, aunque fuese de manera interna, y en Enero de 2012, todo estalló: el 3 de Enero de 2012, DeMarcus Cousins era expulsado del partido de su equipo contra New Orleans Hornets, por petición expresa de Westphal: "DeMarcus no está para jugar este encuentro. No está remando en la misma dirección que la del equipo, y así no ayuda. Que descanse, que piense que es lo que quiere hacer, y que regrese, que le esperamos, pero no así. Estoy harto de perdonarle, y así no ayuda":


 Todo aquello sonó como una bomba en Sacramento y en general en toda la NBA, y pronto los rumores de traspaso, supuestamente a petición de DeMarcus, saltaron a la luz, encendiendo las alarmas de todos los equipos. "Yo nunca he dicho algo así. Jamás he dicho que me quiera ir de Sacramento. Aquí soy feliz, y es aquí donde quiero estar. Tenemos un bloque joven, conmigo y con mí hermano Tyreke (por Tyreke Evans), liderando al grupo, y es mentira que yo haya pedido el traspaso". El 5 de Enero (es decir, dos días después), Paul Westphal, entrenador de los Kings, era despedido como entrenador de la franquicia, supuestamente por este incidente. Cousins fue categórico: "Yo no he pedido la cabeza del entrenador. Él hace su trabajo y yo el mío. Le deseo lo mejor":


 El equipo, con jóvenes jugadores como el propio DeMarcus Cousins, Tyreke Evans, el disciplinado y elegante Jimmer Fredette, Marcus Thorton... se hizo con los servicios de Keith Smart como entrenador (con quién DeMarcus sí parece llevarse a las mil maravillas), y éste respondió con números superiores a los de su primera campaña: 18 puntos, 11 rebotes y 1,2 tapones, llegando a ser, incluso, nominado a formar parte del equipo olímpico norteamericano que acudiría a los JJOO de Londres, en verano, aunque finalmente no iría, quedándose atrás en las elecciones:


 Y finalmente... llegamos a su tercera campaña en la NBA (la actual 2012/ 2013). La continuidad de Smart en el banquillo le ha venido, a nivel particular, muy bien a DeMarcus, que cada vez parece más centrado. A todo esto, hay que sumar a estos jóvenes Kings la adquisición de otros jóvenes jugadores además de los que ya estaban, como por ejemplo, el rookie Thomas Robinson, procedente de los Jayhawks de Kansas, con quién el gran DeMarcus ha hecho una gran amistad:


 En lo deportivo... bien a nivel individual... y mal a nivel colectivo: los Kings están sumidos en una gran remodelación (la cual aún no se sabe si será tan sólo deportiva, o si constará, incluso, de cambio de sede, pero parece que Seattle volverá a tener franquicia, y será a costa de los Kings), y DeMarcus sí que está haciéndolo bien, aunque es de los primeros en pedir una solución, y rápida: "La gente de Sacramento quiere saber, y yo quiero saber. Por mí, nos quedaríamos aquí, en Sacramento. Amo esta ciudad, amo a estos aficionados, y me gusta todo de aquí... pero aquí no mando yo. No al menos en los despachos". Sus números: por el momento, 16 puntos, 10 rebotes, 2 asistencias y 1 tapón por encuentro, en lo que llevamos de campaña:


 Bien, pues este es DeMarcus Cousins. Sin duda de ningún tipo, se trata de uno de los mejores pívots de esta Gran Liga, y con un futuro realmente prometedor (tiene tan sólo 22 años).

 El carácter de DeMarcus, siempre volcánico y, como decimos, impredecible, puede suponer un problema para su equipo en cualquier momento, aunque, como mal de tipo "menor", diremos que, gracias a Dios, se queda dentro de la pista: "Cuando salgo ahí soy yo. Nada ni nadie puede pararse y quiero demostrar que yo soy quién manda". Así es él; genio y figura. Por lo pronto, esta actitud le ha hecho perderse ya algunos partidos, por sanción. La última "trastada"?. El codazo a Vince Carter, en la cara, en la lucha por un rebote que ya tenía perdido (casi le cuesta un par de dientes a Vinsanity)

 En la despedida, lo hacemos con algunas de sus mejores jugadas. Sorprende de él su gran manejo de balón para la altura y peso que tiene, además de su rapidez de movimientos y su más que decente tiro. Si mantiene esta progresión, podemos decir que Cousins, de tan sólo 22 años, es uno de los pívots más prometedores de esta competición. El tiempo nos lo dirá.

 DeMarcus Cousins. El huracán de Sacramento.

 Ver para creer lo que este chico de más de 2,10 y más de 120 kilos puede hacer con el balón:






No hay comentarios:

Publicar un comentario