martes, 3 de septiembre de 2013

Greg Monroe. La inteligencia en el poste



 Poco a poco, Detroit Pistons, cual ave Fénix, va resurgiendo de sus cenizas. Y él, en parte, tiene la culpa.

 A sus solo 23 años, puede presumir de ser uno de los pívots con mas nivel en toda la NBA, además de tener una gran disciplina. Esto de la disciplina, aunque nos parezca gracioso... es casi tan difícil de encontrar, en estos días, como el propio talento!

 En una Liga en la que muchos campan a sus anchas, él es, sin duda, uno de los modelos a seguir.

 Hablamos del pívot de Detroit Pistons; el joven Greg Monroe.

 Con tan solo 23 años, y 3 años en la NBA, Monroe ya se ha establecido como uno de los mejores pivots de la mejor Liga del mundo, y si lo ha hecho es, sin duda, por mérito propio.

 Repasemos la trayectoria de este sensacional jugador.

 Gregory Kith, Greg Monroe, nació un 4 de Junio de 1990, en Harvey, Louisiana.


 Conocido por todos como Moose, el joven Greg se crió junto a sus padres, Gregory Sr. y Norma Jean Monroe, y su hermana pequeña, Brittany, en su Harvey natal, hasta que... llegó la tragedia. En la foto inferior, abrazando a su madre, en la noche del Draft:


 Greg (2'11 metros y 113 kilos), creció jugando al baloncesto, tranquilo, con el resto de los chicos de su barrio.

 Comenzó, en High School, jugando para Helen Cox High School, en Harvey, Louisiana, hasta que... la tragedia sucedió:


 La tragedia no fue otra que el huracán Katrina.

 Greg y su madre, Norma, junto a su hermana, tuvieron que abandonar, durante algo mas de un mes, Louisiana, para refugiarse en Houston, por culpa del huracán: "Fue horrible", decía Greg. "Yo era muy joven, y solo encendía la televisión y veía muerte, dolor y destrucción. Quería ayudar, pero no sabía como. Solo quería ayudar a la gente a estar bien. Uno no valora la vida que tiene, hasta que sucede algo así. Mi familia, mis amigos, mis conocidos y yo lo hemos visto muy de cerca", decía en una entrevista.

 Tras regresar de Houston, y aún en el colegio... Greg decidió no solo hablar, sino también actuar:


 Para el año 2006, y con solo 16 años, Greg fue incluido, junto a Chris Paul, estrella de New Orleans Hornets en aquel momento, por el Times- Picayune of New Orleans, como uno de los deportistas del estado que mas participó en las labores de reconstrucción, tras la catástrofe: "Es un gran hombre", decía Paul, estrella en la NBA. "No he dicho niño, sino hombre. Con 16 años, venir aquí a ayudar, y hacer lo que hace, merece una medalla. Los chicos han de divertirse, no ver estas cosas, y él está ayudando como el que mas", decía la estrella.

 Greg se dedicó a distribuir comida durante todo el año, y, en la pasada temporada 2010/ 2011, jugando ya en la NBA, regalaba, a cada partido, 15 entradas para partidos de los Pistons, jugando como locales. "Todo por y para la gente que lo necesita, tío", decía. "Nosotros lo tenemos todo. No pasa nada por alegrar a algunos. Es nuestra obligación. A mí me gustaría que me ayudasen si lo necesitase".

 En la actualidad, Moose tiene, en el pabellón de los Pistons, una esquina "suya propia", llamada Monroe's County, en la que los niños pueden ver los partidos de sus Pistons, cortesía de Monroe:


 Tras su paso por el instituto, marcado por la tragedia del Katrina, a Greg le llegó el momento de escoger universidad, allá por 2008, y terminó decidiéndose por el sensacional programa que los Hoyas, de University of Georgetown, le ofrecían.

 Con ellos, estuvo 2 temporadas (de 2008 a 2010), y fue entrenado por el genial John Thompson:


 Y ya a su llegada... destacó.

 Rápidamente, los Hoyas formaron un buen bloque, con, además de Monroe, jugadores como DaJuan Summers (hoy en L. A. Clippers), Chris Wright, Austin Freeman o Jessie Sapp. En la foto inferior, Summers:


 En su temporada freshman, Monroe, a la sombra de Summers, promedió 12'7 puntos, 6'5 rebotes y 2'3 asistencias, que le valieron para ser nombrado Rookie of the Year.

 Desde su llegada a Georgetown, Monroe fue titular, y los Hoyas hicieron, en ese primer año de Greg a bordo de la nave, 16 victorias y 15 derrotas, en la Big East Conference:















 Su año sophomore (segundo año)?. Aún mejor que el anterior.

 Ya sin DaJuan Summers en el equipo, jugadores como Austin Freeman asumieron el mando del equipo, con Monroe como fiel escudero, y otros, como Chris Wright o Jason Clark, crecieron de manera sensacional:


 Monroe, a nivel individual, mejoró, promediando 16 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias por encuentro, en la Big East Conference.

 Llegó a dar, incluso, 12 asistencias, en el partido del 9 de Febrero de 2010, ante Providence, y que fueron un récord histórico en la Big East Conference, para un pívot, ya que nunca antes un jugador interior había repartido tal cantidad de asistencias:















 Con 23 victorias y solo 11 derrotas, los Hoyas avanzaron a paso firme hacía el NCAA Tournament, donde... por desgracia, NO duraron demasiado.

 Los Hoyas cayeron en la 1ª Ronda, ante University of Ohio, por 97- 83. Tras aquel partido, Greg no volvería a la universidad:


 Tras la derrota, en Abril de 2010, Greg Monroe se declaró elegible para el Draft de la NBA, de 2010.

 Y aquella noche llegó.

 Jugadores... en aquel Draft los había de todos los tipos: desde talentosos base, como John Wall... hasta jugadores interiores de valor incalculable, como DeMarcus Cousins (hoy en Sacramento Kings), o el propio Monroe.

 Y le llegaba el turno. En la 1ª RONDA, EN LA 7ª ELECCIÓN GLOBAL, Detroit Pistons escogía a Greg Monroe, por detrás de jugadores como John Wall, Evan Turner, Derrick Favors, Wesley Johnson, DeMarcus Cousins o Epke Udoh.

 Detroit ya tenía a su jugador interior:















 Y a su llegada a Michigan... Greg lo tenía claro: quería "su" número, el dorsal nº 10.

 No era labor sencilla, pero lo consiguió.

 No lo era por lo que el número 10 representa para la franquicia de Michigan. El número, en un pasado, perteneció al Dennis Rodman, el Gusano, y el 1 de Abril de 2011... Pistons ha decidido retirárselo, por lo que Monroe será el último jugador de la historia de Pistons en poder lucirlo. Gracias a haber llegado un año antes... ha podido quedarse con él:


 En cuanto llegó a Detroit, Greg fue entrenado, en su primer año, por John Kuester. Su debut se produjo ante Chicago Bulls, donde jugó, tan solo, 7 minutos, anotando 2 puntos y capturando 3 rebotes:


 "No lo olvidaré jamás", decía Greg. "Me dijeron que salía, y me puse nervioso. Eran los Bulls y era mi primer partido en la NBA. Ya en la rueda de tiro me sentía nervioso, pero cuando salté al parqué... fueron un cúmulo de sensaciones que no voy a olvidar nunca", dijo.


 Pero la temporada no fue fácil.

 Jugadores como Rodney Stuckey, Tayshaun Prince, Richard Hamilton, Ben Gordon o Charlie Villanueva fueron las estrellas, con Greg, aún, en las sombras, y alternando el puesto de titular con el de suplente. Su primer partido como titular sería ante Minnesota Timberwolves:


 Pero aquel equipo no dio la talla, definitivamente.

 Con solo 30 victorias y 52 derrotas, los de Michigan se quedaban,ampliamente, fuera de Playoffs.

 Greg? Promedió, en todo el año, 9'7 puntos por partid, junto a 7'5 rebotes.

 Pero el salto cualitativo se produjo en su segunda campaña en la NBA.

 John Kuester abandonó el equipo, y en su lugar llegó Lawrence Frank, quien, desde el primer momento, depositó toda su confianza en Monroe:











 Pero fue la temporada del famoso lockout.

 Con solo 66 partidos en la Temporada Regular, Greg fue titular EN TODOS ELLOS, promediando 31'5 minutos por encuentro. Había pasado de 27 minutos, en su primer año, a casi 32, en el 2º, y estableciéndose como una de las armas principales del bloque.

 Pero... no fue una de las armas principales. Fue la principal.

 Con la total confianza de Frank, Moose cogió el mando del equipo, fue el máximo anotador del equipo, con 15'4 puntos y 9'7 rebotes, por delante de jugadores como Rodney Stuckey, Brandon Knight, Tayshaun Prince, Ben Gordon, el sueco Jonas Jerebko o Charlie Villanueva:


 Pero fue otra mala temporada. La segunda consecutiva.

 Con, de nuevo, 25 victorias y 41 derrotas, los Pistons volvían a quedarse fuera de la post temporada.

 Y así entramos ya en la temporada 2012/ 2013, recién finalizada.

 Greg Monroe, ya establecido como uno de los grandes pívots de la Liga, y como la clara referencia de Detroit Pistons, ha vuelto ser el mejor de los de Michigan y no ha decepcionado lo mas mínimo.

 Ha promediado 16 puntos y 9'6 rebotes, es decir, prácticamente un doble- doble, ha sido de lo poco que ha podido salvarse en MoTown:


 Jugadores como Tayshaun Prince abandonaron la nave, llegando José Calderón, como base, pero él ha seguido siendo el mejor, por delante de jugadores como Brandon Knight, Rodney Stuckey o el propio Calde.

 De lo mejor? Su fantástica conexión con Andre Drummond, el rookie del equipo, y otro jugador alto que promete, y mucho:


 Antes de lesionarse, 'Dre promedió 7'9 puntos y 7'6 rebotes por encuentro, yendo de menos a mas, y demostrando que el futuro, en Detroit... puede comenzar a clarearse.

 Ahora, con la llegada de jugadores como Josh Smith o Brandon Jennings, estos Pistons, cada vez, prometen mas.

 No son un equipo de campeonato de la NBA, lógicamente, pero parece que en Mo Town, y tras años de sombras, el sol puede volver a salir, y sin duda, Greg Monroe es el principal culpable:


 Con solo 23 años, Monroe encarna una generación excepcional de jugadores altos. Él, además, es muy disciplinado, y ya ha demostrado que los niños, en Detroit, son su prioridad: "Cuando era pequeño, me gustaba ver a jugadores de la NBA. Siempre soñaba con ser uno de ellos, conque me tocasen, me saludasen o simplemente, estando cerca de ellos. He conseguido mi sueño, y ahora, si puedo hacer que el sueño de alguno de ellos se cumpla, seré feliz", decía:







 Greg Monroe. El talento de MoTown.

 En la despedida, os dejo con un video con algunas jugadas suyas, de la pasada campaña. Es un pivot de manual, que también se desenvuelve, y muy bien, en las labores de ala- pívot.

 Espero lo disfrutéis!





No hay comentarios:

Publicar un comentario